Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Hartazgo

Tregua

Pido una tregua para mi corazón. Una madrugada decidió asomarse para ver como le iba al mundo y dió un paseo, pensando que a la noche le gustaría tenerlo suelto latiendo, probando ser feliz. Cabizbajo regresó a mi, pidiendo refugio, después de haber sentido en su carne el dolor de la vida. Me ha dicho que es mejor que le ceda el testigo a mi alma, porque tal vez ella se entienda mejor con las noches oscuras, sin luna.

Lo erótico y lo femenino en mi lucha feminista.

"Quiero que te sientes un día frente a mi y que mires como bailo para ti", mi yo erótico pujaba por salir y ser libre para mostrar toda mi femineidad ante sus ojos. "Quiero que me mires con descaro", así trataba de invitarle a participar en mi juego de seducción sana, consensuada entre dos personas que se gustan. Pero él declino la oferta, ante su incapacidad de mirarme con descaro sexual, porque culturalmente en su "mundo  de luchas sociales", mirar así a una mujer es considerado "machista" y él pertenece a la generación de hombres nuevos, pero confundidos ante nuestras reivindicaciones feministas. 
En cuestión de segundos, fueron a parar al cajón de mi cómoda, la ropa interior sexy que me había comprado pensando en ese momento lúdico. Ni ligueros, ni medias de encaje, ni sujetadores con tiras negras, ni música suave, ni luces a medias, ni olores envolventes, nada de movimientos insinuantes, ni miradas lascivas que jugaran al deseo. Mi yo feme…

"Las ruinas son el camino hacia la transformación"

"Siempre tenemos que estar preparados para las continuas olas de transformación"
"Las ruinas son un regalo, son el camino hacia la transformación"
Estas frases, no son mías, pero las uso como mantras para seguir adelante en este proceso de recomponer mi vida. Me hago con ellas, tomándolas como una fuente positiva que me inspira a seguir adelante, gracias ElizabethGilbert, por compartirlas a través de tu palabra escrita. 
Ya ha pasado un 1 año y 15 días desde el suicidio de mi madre. Al mes de lo ocurrido,una vez que pude identificar que estaba sumida en "estrés postraumatico" por el tipo de situación que viví, busqué ayuda para poder salir del impacto inicial del shock. Debo decir, que todo fue tan rápido y tan violento, que ni siquiera sabia que lo que me estaba pasando tenía un nombre y ese era: estrés postraumatico. 
Los meses posteriores al hecho, me encontraba viviendo mi vida como si estuviera en una nebulosa, por ejemplo: me veía a mi misma como si fue…

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Frágil

Me siento frágil, de echo no se si me apetece hacerme la fuerte en estos momentos. No creo que tenga ningún sentido forzarme a sentirme de otra manera, todo me afecta a nivel emocional: los acontecimientos políticos sucedidos en Cataluña, el tener que tomar la decisión de echar a una trabajadora, que mi amiga Luiza este cumpliendo años hoy y no me apetezca hacer el esfuerzo por felicitarla, aún me duele su falta de apoyo emocional cuando viví el acontecimiento mas doloroso de mi vida. Tener que lidiar con que en 14 días cumplo años y al día siguiente es el aniversario de muerte de mi madre.A veces creo que me voy a derrumbar por completo, pero aparece la paciencia y me dice que me deje sentir como me apetezca. Anoche lloré durante un buen rato mientras miraba por la ventana de mi casa los fuegos artificiales que lanzaban desde el estadium Santiago Bernabeu. Había ido a cenar con un amigo, quien me recordó lo de mi cumpleaños y en pleno restaurante, me derrubé emocionalmente. No pude c…

Bienvenidos al ciclo de la vida

Entrar en este otoño de 2017, es como empezar atravesar el tunel del tiempo. Cada día que se sucede, van trayendo a mi memoria, sin ni siquiera quererlo, recuerdos de cada cosa que ocurrió el año pasado a partir del 2 de septiembre. Cada acontecimiento vivido se manifiesta en mi mente de forma espontánea: cuando voy en bici hacia el trabajo, o cuando subo las escaleras del portal, cuando llego a casa, da igual donde esté o que haga, Ella aparece en mi mente y mi corazón la siente. Hoy para distraerme del sentimiento de tristeza, tomé el autobús 27 que atraviesa  Paseo La Castellana, con intención de bajarme en Cibeles. Iba distraída pensando y me pase de parada, así que me baje en Neptuno. Había una manifestación en la calle, lo que me obligó a meterme en un mercadillo que se estaba celebrando dentro de uno de los edificios que bordean la plaza y de repente cuando entré casi me vengo abajo. Contuve con todas mis fuerzas las ganas de llorar que me invadieron, mi corazón dió un vuelco c…

Me desarmo

Su profundidad me conmueve hasta los huesos, su idealismo me desarma. Su capacidad de analizar los hechos, desde un punto de vista tan diferente al mío, me hace sentir respeto hacia su vida. Su humanidad desnuda ante mi, simplemente me enamora. Todo en él, me enamora. Es mirarle a los ojos y sentir que la ternura invade mi alma. Es observar la sencillez de su vida y querer aprender a replantearme la mía. Todo lo que soy siente respeto hacia lo que él es. Todo en mi, en este momento es un sentir, un latir, un "todo" que voy descubriendo con hermosa sorpresa. Respiro profundo porque él me inquieta, me sorprende esto que siento, le deseo con desespero. Me asusta este sentir, aunque me dejo llevar por el sentimiento. El me gusta, incluso es más que eso. Experimento sentimientos a otro nivel diferente a lo que he sentido hasta hoy.

Ansiedades y miedos

Dos noches y dos días, sintiendo ansiedad ante tanto sentimiento encontrado. ¿Qué es la ansiedad sino la parálisis que nos produce el miedo ante lo desconocido?, no soy yo la autora de esa frase, me tropecé con ella en la web mientras buscaba entender por que sentir amor por una persona me hace sentir ansiedad. Leí que todo lo que produce miedo no es amor,  pienso que como hipótesis filosófica vale, pero para poder abrirme nuevamente al amor no queda mas remedio que despojarme de los miedos pasados, esos que se convirtieron en verdugos, enjuiciando lo que no quería sentir durante estos últimos cuatro años.  Fantasmas me han rondado, recordándome las heridas que me hice al sentir amor hacia las parejas que tuve. Entiendo que es parte de la vida todo eso que viví junto a ellos. Ahora tengo miedo de volver a verme metida en una relación, ya que al principio todo pinta bien, pero luego con el paso del tiempo la relación va cambiando, se acomoda y se transforma en un estado de rutina y con…

Aprendiendo a fluir

En ocasiones, cuando creo que ha llegado el momento de tomar decisiones  importantes para mi vida, el  miedo me paraliza. Creo que se debe a que coloco sobre mis hombros altas expectativas, que generan sentimientos a los que no estoy acostumbrada,  trayendo como consecuencia que se me atragantan en el medio del pecho y no puedo gestionarlos. Los sentimientos, benditas emociones que nos permiten sentir que estamos vivos. Cuantas veces me he saboteado a mi misma para evitar sentir mas de lo debido, sintiendo que iba en contra de mi naturaleza, pero que haciéndolo podía controlar el sentirme vulnerable. Aun tengo miedo de sentir, aun me autosaboteo, sin embargo soy consciente que ya lo peor que me podía pasar en la vida ya me pasó, ¿Entonces por que sigo aferrándome a querer controlar mis emociones y no fluir al compás de mi corazón?. Quizás al igual que se hacen ejercicios para tener un cuerpo espectacular, también hay que hacer ejercicios para que nuestro corazón lata generando emocion…

No puedo con este dolor

Nunca habia escrito en plena crisis de tristeza por el duelo, la fecha de aniversario del suicidio de mi madre se acerca, justo un día después de mi cumpleaños, esto me tiene desbalanceada, triste, pidiendo perdón por no haber estado a la altura de las circunstancias, por no haber tenido la sabiduría para saber que hacer. Es insoportable, es tan profundo y tan hondo que no me deja ni respirar, solo jadeo pidiendo perdón. Hago un acto de distracción escribiendo este post. Busco desesperadamente algo que me saque de este bucle, sentirme asi me sumerje en un abismo oscuro. Es tanta la tristeza, que una parte de mi muere. Me duele tanto todo que no puedo ponerme en pie, solo suplicar perdón por no haber estado en el momento previo, por no poder aminorar su carga mientras estuvo a mi lado, por no saber entender cuanto sufría, por perder la paciencia tantas veces. Siento que no puedo, que me duele tanto que me duele la vida misma, es demasiado, es insoportable!.Sin  embargo, hay que seguir,…

Su voz

Escuchar su voz, al otro lado del teléfono, justo antes de irme a dormir, calma mi ansiedad y mis ganas de estar unida a su piel. Su risa me ilumina la vida.

Vivir lo sencillo enamora

Pensé que arrastraría mi maleta llena de tristezas, a cuesta por toda la costa gaditana pero no fue así, ¡que poco confié en el destino y en mi propia capacidad de resilencia¡. Volver a estar en contacto con el mar de Cádiz, me revivió, renovó mis esperanzas y mi fe en la vida, apaciguó mi lamento, me permitió hacer una parada llena de aire fresco en el tren del duelo.

Un plan sencillo, lleno de ilusiones: dormir en una tienda de campaña dentro de un camping, desnudarme completamente para tomar el sol, comer sin horarios cuando llegaba el hambre, dormir cuando se acercaba el sueño y despertar cuando el calor apretaba las mañanas dentro de la tienda. Sin secador de pelo, sin maquillaje, sin tacones, sin batería en el móvil, sin ropa interior que me incomodaba, sin excesos, sin postureos,en paz, tranquila y libre de todo lo que sobra en la vida pero llena de besos, de cuidados, de mimos, de cariño, de ánimos, de sexo trascendental: ese que te da orgasmos en el cuerpo y en el corazón y …

Ausencias de despedidas

El año pasado a la vuelta del verano, inicié un proceso de limpieza de aquellas relaciones que no me aportaban cercanía emocional. Claro, durante los últimos tres años que estuve metida dentro de mi fortaleza, solo me dediqué a "coleccionar" a los mejores amantes que me pude encontrar. No quería que nadie me tocara el corazón, pero si que quería sexo a raudales, me imagino que a través de él, compensaba la cercanía emocional que necesitaba y que no era capaz de permitirme.

El duelo afianzó aún más la necesidad de desvestirme de todos mis amantes, aunque es cierto que sí hubo una persona por la que sentí algo mas, por quien llegué a sentir ilusión. Sin embargo, siempre tuve los pies en la tierra, porque sabía muy bien que entre nosotros no iba a ocurrir nada mas allá de los tres meses que él dijo que quería compartir conmigo, aunque en total fueron casi siete meses. Él también se fue, por propio pie. Incongruente el destino porque era la única persona que me hubiese gustado …

Verano 2017: Se inicia la recuperación.

Hoy comienzan para mi mis vacaciones de verano, tres semanas de no trabajo. Me sentía rara al salir del restaurante hoy, por un momento pensé: ¿y que voy a hacer sin mi rutina laboral, esa que me soporta y me da pie?. Sé que es necesario que desconecte de todo, me hace ilusión irme de viaje, pero me da un poco de miedo tener tanto tiempo para pensar y para sentir.

Sé que van a ser días bonitos, días inolvidables, pero siento que en lugar de llevar mi maleta llena de ropa, me voy con todas mis tristezas juntas a un viaje que me ayudará a integrarlas transformándolas en parte de mi. No se como explicarlo, me duele el corazón literalmente, siento una punzada en el medio del pecho, como si no pudiera respirar con toda la profundidad que necesito.  

Sé que todo va a estar bien, a pesar de todo confío en la vida. Mis ángeles me acompañan.


Mi año negro: Aprendiendo a ser fuerte

Mi año negro, sí es asi ¿que le puedo hacer?: el suicidio de mi madre, mi atropello, la muerte de mi abuelo, el brote de lupus de mi hermana, ¿algo más?. Mejor no tentar al destino. Convivir con todos los sentimientos de tristeza que todas estas situaciones me han generado, ha sido suficiente como para pedir una tregua a la vida.

Ya se que todas estas situaciones de sufrimiento es el precio que he de pagar por amar a estas tres personas, que han sido todo para mi, también sé que la enfermedad y la muerte forman parte de la vida misma, pero todo junto y casi a la vez, se hace difícil de digerir. Así mismo no quiero verme como la victima a la que le suceden todas las cosas malas, me niego absolutamente a verme como tal, sé que en el mundo hay personas que la están pasando peor que yo, aunque lo mio ya tiene lo suyo y no es que eso me consuele, sino que me obliga a no mirarme como si fuera el ombligo del mundo. Todos hemos sufrido una perdida importante o una enfermedad de un ser querid…

Adios mi querido Papi

"Te quiero yo más a ti, por que yo te vi primero"...siempre me respondía con esa frase cuando le decía que le quería. Cuando murió mi madre, el 17 de Octubre de 2016, le pedí en estado casi desesperado, que no me diera un susto, que aguantara un poco y eso hizo, sobrevivió nueve meses más. Mi abuelo materno, a quien por cariño le llamábamos Papi, falleció en Pontevedra, a causa de un ictus, a los 91 años, el 17 de Julio de 2017, a las 12:15.
Mi abuelo y mi madre vivieron conmigo los últimos dos años, pero a raíz del suicidio de mi madre, decidimos que viviera con mi hermana para que cambiara de aires. Luego de su partida a Barcelona, mi casa se quedó sola y sinceramente, yo que defendía tanto mi soledad, sentí que el vacío de su ausencia a veces se me hacia insoportable.
Tengo tanto dolor dentro, que ya no se que dolor sentir, incluso a veces creo que se solapan y se anulan. Otros días siento que hasta respirar me cuesta. Bienvenida a la vida!, me repito constantemente, en…

Mi duelo

Llegué al centro de duelo Alaia, en Madrid, buscando que alguien externo a mi, me explicara que todos estos sentimientos experimentados durante estos meses, no son tan diferentes de los de aquellos que han pasado por una situación similar a la mía. Desde hace meses el sentimiento que ha permanecido en mi es el de la Soledad: "estoy Yo con mi dolor y mi experiencia de vida ante el". No me considero fuerte, soy frágil y trato de ser honesta conmigo misma en ese sentido. No pretendo ser  una supermujer, experimentar el dolor producto de un suicidio me ha hecho sentir vulnerable ante la vida, ya que no hay respuestas a las preguntas, no hay posibilidad de entender los "¿por que?" que se agolpan en mi mente. El duelo es un túnel que se atraviesa solo, nadie experimentará nunca lo que yo experimento y quienes quieren nuestro bien tratarán de entenderlo, pero el dolor es nuestro y solo nosotros podemos transformar ese sufrimiento, integrándolo en nuestras vidas para que c…

Hiroshima

Aquí voy, caminando por la calle, pegada a  la pantalla del móvil, con mis audífonos puestos escuchando a Izal y a Vetusta Morla, queriendo evadirme de este puto mundo. Hoy es un día de esos en los que me apagaría, para poder encenderme dentro de un año mas o menos. Estoy enfadada, he ido al abogado para que me oriente sobre el atropello y me ha dicho que sale mas rentable que yo misma inicie la reclamación, por que con el cambio de ley sobre accidentes de trafico la reclamación mas bien es poca. En fin, como todo en mi vida, siempre me tengo que hacer yo misma las cosas. Entonces reflexioné sobre mi necesidad de protección, mas bien sobre mi necesidad de sentirme protegida por alguien. Se que es una actitud infantil e inmadura, pero quisiera cerrar los ojos y que alguien me llevara de las manos en estos momentos, solo por un tiempo, hasta coger fuerzas y poder seguir yo sola. En estos momentos me siento realmente sola, creo que desde los últimos tres años, no había sentido esta sensa…

Construir todo otra vez

Definitivamente el tiempo ayuda a darle perspectiva a los acontecimientos de la vida. Los días pasan y me siento mas fuerte, en este momento estoy en la fase en la que siento que la muerte de mi madre se integra en mi. Es difícil de explicar, pero en estos días siento que ella pertenece a mi, independientemente de donde esté. He escogido la estatua del ángel caído en El Retiro para escribir esto, sobre todo por que al final, todos somos ángeles que caemos en momentos determinados de nuestras vidas. El sol se pone por la carretera que está justo frente a mi y las vistas son hermosas, me llenan de fuerza entre tanto frío invernal. Creo que al principio para poder salir de la tristeza y del trauma, me di permiso de sentirme mal, pero había un instinto en mi que me ha ayudado a seguir, a recomponer los pedacitos rotos de mi alma. Es cierto que hay que poner fuerza de voluntad para salir adelante, sin la voluntad de querer estar bien, estaría perdida. Mantener mis rutinas inamovibles, dorm…

Invictus

Sí, mamá, definitivamente así definiría tu vida, como este maravilloso poema. "Mas allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que puedan existir
por mi alma inconquistable.En las azarosas garras de las circunstancias
nunca he llorado ni pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yacen los horrores de la sombra,
sin embargo, la amenaza de los años
encuentra, y me encontrará sin miedo.No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigos la sentencia,
yo soy el amo de mi destino:Soy el capitán de mi alma."

¿Cual es el sentido de tu vida?

Bien, es mejor que escriba y suelte todo lo que siento. ¿Cúal es el sentido de tu vida?, en este momento me doy permiso de tener una vida sin sentido, como mi habitación en este momento, mi vida está desordenada y sin poder decidir si llevo una maleta o una mochila en este  viaje. Me doy permiso de vivir un sin sentido, me doy la libertad de no saber a donde voy, ni que camino seguir. Me permito sentirme perdida y sin saber como afrontar mi destino, el cual desconozco y a quien miro de reojo, como quien ve a alguien que le cae mal. Si, me caes mal destino, por pillarme desprevenida!. Pero solo será por un tiempo, cuando lo decida pondré fecha a todo esto y volveré a organizarlo todo. Ahora estoy cansada y creo que hasta enfadada. Gracias destino por enseñarme a no creer en la planificación del tiempo. Gracias a la nada, por encargarse de abarcarlo todo sin preguntarle al destino si debia hacerlo y sin contar conmigo siquiera.

Yo, Princesa

Nací colandome sin previo aviso, un 16 de Octubre de 1974. Mi madre enamorada perdidamente de mi padre y siendo estos novios, hicieron lo que la naturaleza manda, se amaron con locura y desenfreno. Lo hicieron como solo los de menos de 20 pueden hacerlo, con el alma descubierta. Tenía que colarme! ante tanto amor no iba a ser yo quien desaprovechara esa oportunidad.
Mi padre decidió llamarme Princesa, porque justo cuando decidían mi nombre, aun estando embarazados, mi abuela Ana le llamó por teléfono y le preguntó: ¿Cómo está mi Princesa?. Antes de esa llamada mi padre y mi madre reunidos en la habitación, sacaban de una bolsa un papelito con el nombre de Princesa. En esa bolsa habian metido todos los nombres que querían ponerme. Y coincidió ese nombre con la llamada.
A pesar de llamarme Princesa, mi padre siempre soñó con tener un varón. Recuerdo que de pequeña, me llevaba a la peluquería y cuando llegaba a casa, mi madre le reclamaba que porque me habia cortado el pelo como un ni…

Y entonces me atropellan.

Si creía que todo lo malo que me tenia que pasar me había ocurrido ya, estaba equivocada. El 9 de enero, saliendo de mi trabajo y llegando a mi casa, justo cuando terminaba de cruzar un paso de peatones,  un coche me atropelló, dándome tal porrazo en las rodillas, que al caer casi termino bajo las ruedas del coche. El ordenador que llevaba en las manos, me lo clavé en el mentón, produciéndome una herida que sangraba sin parar. La mujer que conducía el coche, al bajar y mirarme golpeada y con la cara ensangrentada, entró en pánico y empezó a decir cosas propias de la gente que no sabe controlar sus nervios: "en 30 años conduciendo, nunca me había pasado esto, y eso que mi móvil sonaba y yo no lo atendí. Mi padre también murió atropellado en un paso de peatones!". Las personas que estaban socorriendome, la apartaron de mi y trataron de calmarla. Sentada en la acera no podía parar de llorar, me sentía muy asustada, pero sobre todo me preocupaba decírselo a mi hermana. Una notic…

Continuar caminando

Debía de haber escrito todos los días por lo menos para desahogarme, pero hacerlo me parecía un esfuerzo que mi cerebro no podía soportar, por el trabajo de introspección al que me someto cuando escribo. Mi ánimo va mejorando, poco a poco, mi alma sigue acuchillada, con una herida de muerte, pero intenta sobrevivir porque de eso trata la vida, de vivirla con todas sus facetas,  aunque el suicidio nunca debería ser un episodio vivido por nadie.  Sin embargo a algunos nos toca, en mi caso ya dos veces, podría ser demasiado, pero también es demasiado estar en una guerra, perder a toda la familia, incluso el hogar y el entorno y hay muchas personas en el mundo que actualmente pasan por esta situación. Pues así me siento, como si fuera superviviente de una guerra. Tratar de procesar este episodio es complicado, le he dado tantas vueltas para intentar entenderlo pero es difícil. Creo que lo único que se puede hacer es trabajar la aceptación, respetar la decisión, incluso de honrarla:" …