Ir al contenido principal

Solo por hoy

Bendito día lluvioso¡, Madrid no es una ciudad en la que suele llover mucho la verdad, pero durante todo el día no ha dejado de hacerlo. Mientras caminaba, ríos de agua mojaban mis botas de lluvia. Sinceramente, ya deseo que llegue el buen tiempo; ver el sol todos los días, sabiendo que no se va a esconder detrás de una nube gris. 

En ese andar de día lluvioso y ajetreado, me topé con una oración escrita en una hoja de papel pegada en una pared, donde se publicitaba ayuda para personas con problemas de alcohol.  Me detuve a leerla con calma y me pareció que podría aplicarse a cualquier circunstancia de la vida donde nos sintamos un poco perdidos y las fuerzas no acompañen el esfuerzo que requiere el camino. La oración se llama SOLO POR HOY

SOLO POR HOY

"Solo por hoy tratare de pasar el día sin esperar resolver el problema de toda mi vida en un momento. Solo durante veinticuatro horas puedo proponerme hacer algo que me espantaría si creyera tener que seguir haciéndolo durante toda la vida.

Solo por hoy seré feliz. Esta verdad que dijo Abraham Lincoln: "Casi todo el mundo es tan feliz como se propone", hoy la pondré en practica.

Solo por hoy me ajustare a lo que es sin tratar de amoldar todo de acuerdo a mis deseos. Tomare la "suerte" como venga y me acoplaré a ella.

Solo por hoy trataré de fortalecer mi mente, estudiaré, aprenderé algo útil. No seré un apático mental, leeré algo que requiera esfuerzo, pensamiento y concentración.

Solo por hoy ejercitare mi alma en tres formas: 
  1. Le haré un bien a alguien, sin esperar recompensa y sin que nadie lo sepa, si alguien se enterara, esto no contará.
  2. Haré dos cosas que no quiera hacer, solo como un ejercicio. 
  3. No le demostraré a nadie que mis sentimientos han sido heridos; puedo estarlo, pero hoy no lo demostraré.

Solo por hoy tendré un programa a seguir, quizás no lo consiga con exactitud, pero lo tendré. Con eso me salvare de dos plagas: la prisa y la indecisión. 

Solo por hoy seré agradable, me mostraré lo mejor que pueda, vestiré apropiadamente, hablaré en voz baja, actuaré cortésmente, no haré crítica alguna, no le encontrare faltas a nada y trataré de no superar, ni dirigir a nadie mas que a mi mismo. 

Solo por hoy me tomare media hora de calma para mi mismo y estaré sin tensión. En algún momento, durante esa media hora, trataré de tomar una mejor perspectiva de mi vida.

Solo por hoy no tendré miedo, tratare especialmente de no sentir miedo a disfrutar de lo que es bello y creer que del mundo he de recibir en función de lo que dé.

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que si puedo. Y sabiduría para reconocer la diferencia."





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…

Navidades antes del 2000

De mi familia me gustaba el echo de sentarnos a la mesa y esperar a que estuviéramos todos para comenzar a comer. En las navidades, cuando nos reuníamos junto a mis abuelos, tíos y primos, cada uno se encargaba de hacer algo para que pronto estuviera preparado todo para cenar.Yo siempre me pedía poner la mesa, adoraba sacar la caja de cubiertos que mi abuela guardaba celosamente en la alacena, para momentos especiales. Las copas de agua, junto a las de champagne, esperaban durante un año en la vitrina de cristal y madera de caoba, eran hermosas, las de champagne tenían un borde en oro y estaban fabricadas en Bohemia. Disfrutaba colocando cada pieza en su lugar, platos de cerámica con borde de plata, cubertería delicada y copas de cristal sobre un mantel largo, ovalado, para trece personas. Todo era bonito y especial, hecho por y para nosotros. Al sentarnos a la mesa, esperábamos a que todos estuvieramos ocupando su lugar, entonces nos tomábamos de la mano y mirándonos los unos a los o…

Mis Sentimientos como inmigrante

Madrid a quedado atrás, casi diecisiete años de mi vida establecida en esa ciudad. Un viaje que inicié con el sueño de descubrir que se podía vivir de una forma diferente a como me sentía en Venezuela. No encontré la felicidad en Madrid, pero si viví un sin fin de experiencias que me han vuelto, quizás un poco más sabia. De echo creo que me marché de mi ciudad (sí, me siento un poco madrileña), con el sabor amargo de no haber encontrado allí la satisfacción de formar parte de una sociedad por la que quise ser adoptada. Creo que España no es un lugar para todos, solo lo es para algunos: los que han nacido, vivido y crecido allí. También es cierto que siempre seré una inmigrante y esto es un sentimiento que me acompañará hasta el final de mis días. Incluso si decido volver a mi país, ya no perteneceré a él,  a cambiado tanto Venezuela desde que me marché en el 2001, que lo veo como un lugar desconocido,  que me queda lejos en costumbres y en visión de vida. ¿Quien soy?, ¿A donde voy?, ¿…