Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Ausencias de despedidas

El año pasado a la vuelta del verano, inicié un proceso de limpieza de aquellas relaciones que no me aportaban cercanía emocional. Claro, durante los últimos tres años que estuve metida dentro de mi fortaleza, solo me dediqué a "coleccionar" a los mejores amantes que me pude encontrar. No quería que nadie me tocara el corazón, pero si que quería sexo a raudales, me imagino que a través de él, compensaba la cercanía emocional que necesitaba y que no era capaz de permitirme.

El duelo afianzó aún más la necesidad de desvestirme de todos mis amantes, aunque es cierto que sí hubo una persona por la que sentí algo mas, por quien llegué a sentir ilusión. Sin embargo, siempre tuve los pies en la tierra, porque sabía muy bien que entre nosotros no iba a ocurrir nada mas allá de los tres meses que él dijo que quería compartir conmigo, aunque en total fueron casi siete meses. Él también se fue, por propio pie. Incongruente el destino porque era la única persona que me hubiese gustado …

Verano 2017: Se inicia la recuperación.

Hoy comienzan para mi mis vacaciones de verano, tres semanas de no trabajo. Me sentía rara al salir del restaurante hoy, por un momento pensé: ¿y que voy a hacer sin mi rutina laboral, esa que me soporta y me da pie?. Sé que es necesario que desconecte de todo, me hace ilusión irme de viaje, pero me da un poco de miedo tener tanto tiempo para pensar y para sentir.

Sé que van a ser días bonitos, días inolvidables, pero siento que en lugar de llevar mi maleta llena de ropa, me voy con todas mis tristezas juntas a un viaje que me ayudará a integrarlas transformándolas en parte de mi. No se como explicarlo, me duele el corazón literalmente, siento una punzada en el medio del pecho, como si no pudiera respirar con toda la profundidad que necesito.  

Sé que todo va a estar bien, a pesar de todo confío en la vida. Mis ángeles me acompañan.


Mi año negro: Aprendiendo a ser fuerte

Mi año negro, sí es asi ¿que le puedo hacer?: el suicidio de mi madre, mi atropello, la muerte de mi abuelo, el brote de lupus de mi hermana, ¿algo más?. Mejor no tentar al destino. Convivir con todos los sentimientos de tristeza que todas estas situaciones me han generado, ha sido suficiente como para pedir una tregua a la vida.

Ya se que todas estas situaciones de sufrimiento es el precio que he de pagar por amar a estas tres personas, que han sido todo para mi, también sé que la enfermedad y la muerte forman parte de la vida misma, pero todo junto y casi a la vez, se hace difícil de digerir. Así mismo no quiero verme como la victima a la que le suceden todas las cosas malas, me niego absolutamente a verme como tal, sé que en el mundo hay personas que la están pasando peor que yo, aunque lo mio ya tiene lo suyo y no es que eso me consuele, sino que me obliga a no mirarme como si fuera el ombligo del mundo. Todos hemos sufrido una perdida importante o una enfermedad de un ser querid…

Adios mi querido Papi

"Te quiero yo más a ti, por que yo te vi primero"...siempre me respondía con esa frase cuando le decía que le quería. Cuando murió mi madre, el 17 de Octubre de 2016, le pedí en estado casi desesperado, que no me diera un susto, que aguantara un poco y eso hizo, sobrevivió nueve meses más. Mi abuelo materno, a quien por cariño le llamábamos Papi, falleció en Pontevedra, a causa de un ictus, a los 91 años, el 17 de Julio de 2017, a las 12:15.
Mi abuelo y mi madre vivieron conmigo los últimos dos años, pero a raíz del suicidio de mi madre, decidimos que viviera con mi hermana para que cambiara de aires. Luego de su partida a Barcelona, mi casa se quedó sola y sinceramente, yo que defendía tanto mi soledad, sentí que el vacío de su ausencia a veces se me hacia insoportable.
Tengo tanto dolor dentro, que ya no se que dolor sentir, incluso a veces creo que se solapan y se anulan. Otros días siento que hasta respirar me cuesta. Bienvenida a la vida!, me repito constantemente, en…