Ir al contenido principal

Tener sexo con amor

Quien dice que tener sexo no puede ser una terapia de sanación.

Domingo, a diferencia de muchas personas que llevan trabajos normales y se dedican este dia a librar, yo me dedico a trabajar. Y creanme, es mi dia mas fuerte: familias enteras con niños correteando, madres ansiosas, abuelos inquietos e impacientes tanto como sus nietos. Trabajadores estresados, que no dan mas. Y yo en el medio de todo eso, tomando decisiones para que las personas que nos visitan tengan un dia hermoso.

Llevo unos domingos nefastos,  el primero con un chico desmayado en una mesa vomitando, ahogado, pero que logro recuperarse.  Y el segundo una pareja de ancianos que rodo escaleras abajo, porque perdieron el equilibrio.  Magullados y golpeados.  Yo no gano para tener tanto estres.  Pero asi es la vida de un restaurante.  Donde se viven tantas historias como la vida misma.

Hace seis días que quiero quedar con el.  Pero no hemos podido coincidir.  Antes de que finalice la semana  marco una cita para el domingo noche. Siempre tengo dudas si seré capaz de quedar con alguien ese día.  Ya que después de vivir con el estrés a mil, lo que me provoca es meterme en mi casa, ponerme mi pijama y encerrarme.

Tres planes posibles para el domingo noche. Y yo solo deseo verle a él.  Los demás pueden esperar. Necesito calmar mi necesidad de tocarle.

En estado de: estoy hecha polvo salgo del restaurante.  Y mi cita me escribe: No puedo acudir, no es un buen dia para mi. Perdona. Espero que no te enfades.

He descubierto que cuando llego al tope máximo de estres ya no me puedo enfadar. Es como si otro estado emocional no tuviera cabida en mi.

Estoy en fase crítica de estres.  El, en fase extralimite de ansiedad. Creo que solo con él es posible generar una actitud que quizás nunca he tenido con nadie. Poniendome al borde de un rechazo,  le digo que compartamos ese momento. Este hombre reacciona igual que yo. Parece mi espejo. Me dice que No....Insisto, violando todo código de respeto a su estado emocional. Nos sentimos igual, pero además sentimos la misma necesidad de ser tocados.

Pasan unos minutos. ..me escribe: "solo quiero tocarte y besarte, 20 minutos de desconexion"

Sí, lo necesito de esa forma!.  Sin mas!. Sin hablar de lo sucedido en el día. Sin explicar estados de ánimo.  Sin que me obliguen a traducir en verbo todo lo que siento.  Solo deseo drenar a través de la piel. Sentir, solo sentir, sin pensar mas allá. 

Toca el timbre: "hombre en estado de desespero busca mujer desesperada", me dice al abrir la puerta. Estas salidas son las que me encantan de este hombre. 
Abro la puerta y en silencio le beso. Le beso porque es lo único que deseo sentir. Me besa. Me aprieta. Me mira. Me encanta mirarle a los ojos. No hace falta decir nada. No quiero escuchar palabras.  Solo quiero sentir sus tacto.

Lleva un perfume diferente. Soy sensible a los olores y aun más a los cambios.  Me gusta más el de siempre.  Pero sé que solo se debe a que en el fondo las rutinas y las cosas me gustan que permanezcan igual.

Lo toco, me toca, lo beso, me besa. Y comienza nuestra forma tan particular de tener sexo. Le he hecho el amor.  Siempre se lo hago aunque hable de follar. Pero hoy mas que nunca le he tocado y besado, entregando en cada movimiento de mis manos amor para sanar. A la vez me sano a mi misma.

Permanezco en silencio.  Deseo silencio. No quiero palabras que estropeen este momento.  Nada que haga que mi cerebro tome el mando.  Deseo que mi energía llegue a él y le ayude a desbloquearlo. Quiero que se sienta bien.  Deseo que su ansiedad pase y que se equilibre. Su placer hace lo mismo por mi. Me equilibra y me desbloquea.

Su piel desnuda me sana. Lo despido en silencio.  No hace falta decir nada. No espero nada. Solo lo vivido. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…