Ir al contenido principal

La vida no siempre es como la planeastes

Deseamos lo que no tenemos,  es el dilema de todo ser humano. Me refiero a que desde que tengo memoria he estado enamorada de alguien:

J.A: fue mi amor de infancia. A los cinco años ya jugaba a papa y a mama con él.  Lo veia todos los fines de semana cuando mia padres iban a visitar a los suyos. Ese amor duró hasta los 10 años.

R. : fue el amor adolescente. Ese que miras por la ventana.  Dejas de comer. Te revolotea el estomago todo el dia. Vivia en mi edificio.  Tres plantas abajo. Cada vez que pasaba por la puerta de su piso  mi corazón salia por mi garganta. Me pidio que fueramos novios.  Pero nunca me beso ni siquiera tomo mi mano. Un fiasco total. A los seis meses, le di mi primer beso a su hermano.

A. : este pastelito resulto ser demasiado dulce para mi, quien estaba mas con el por despecho que por que realmente me gustara.  Me escribia cartas de amor hermosisimas, que me introducia a escondidas bajo la puerta de mi casa. Susto me daba cada vez que veia un sobre, el cual escondia rápidamente para que mi padre no lo viera. Me aburrio y lo dejé.

E.: mi primer novio de verdad verdad en la etapa adolescentes.  Me beso con lengua. Una noche hermosisima rodeada de pinos y con vistas a la bahia de mi ciudad. Madre mía,  aun recuerdo aquella noche llena de besos. Como no olvidarla? Mis padres vinieron a recojerme, no me encontraron en casa de mi amiga (estaba escapada con ella y nuestros novios) y la bronca fue monumental.  Una semana de castigo por una noche de besos apasionantes. Ahhh valió la pena. E. se marcho con su madre fuera del país tres meses después.  Menudo despecho me pille. Fue muy duro.

M: mi punto de referencia.  10 años de relación.  El hombre perfecto, tan enamorado, tan fiel, tan responsable...tan todo. Y tan POSESIVO. Controlaba cada uno de mis pasos. Me despertaba llamandome por teléfono.  Me llevaba. Me traia. Me decia que no necesitaba salir con nadie porque él me podía llevar donde yo quisiera.  Me colmaba de regalos.  Me pidió matrimonio.  Preparó la casa. La amoblo. Me dijo que no iba a trabajar. Que quería hijos. Que yo no necesitaba de un trabajo porque para eso lo tenia a el. Con él me hice mujer. Tenia un ansia sexual propia del que necesita poseer. Lo dejé.  Me asfixió.  No me dejaba crecer. Se creía mi dueño. Y mi familia creia que realmente lo era. Como me costó terminar esa relación tan perfecta para los demás pero no para mi.

E.: mi amor de la universidad.  Para mi, la primera vez que me enamoré de verdad.  Cuando hice el amor con el. Por primera vez me senti mujer. Ya que realmente elegí acostarme con el. Me gustaba. Me atraía.  Era inteligentisimo. Tenia picardia. Me daba libertad. Adoraba mi forma de ser. Nunca puso ninguna pega ni a mi estatura.  Ni a mi forma de ser. Ni al color negro de mi pelo. Tenia amostad. Complicidad. Buen sexo. Conversación.  Etc etc. Pero mi ex estaba ahí, perturbamdo incesantemente cualquier relación que yo pudiera tener. E. Se cansó.  Me dejo. Nos dimos 4 años de distancia.  Hoy es mi mejor amigo. Lo amo como persona.  Es mi punto de referencia en inteligencia y forma de relación.

G.M: que tortura! Emprendió una caceria típica de un sagitario.  Tengo que recordar no fijarme nunca mas en un cantante sagitariano. Los sagitarios son mi debilidad....Y mi destrucción. Infiel sin necesidad.  Con habermelo dicho tenía.  No hacia falta metir. Pero se empeñaba en salir con mujeres sin decirmelo y encima queria que yo  me quedara en mi casa esperándolo.  Menudo espécimen.

L.: el se enamoro de mi, yo solo me acostaba con el. Dos años así. Lo dejé porque me aburrí.  Hubo contenido.  Parecia una relación.  Pero para mi no habia nada, sentia que lo queria...solo para follarmelo. Un buen hijo. Su familia me veia como la depredadora que iba a llevar a su hijo por el camino del infierno.  Yo solo le daba buen sexo y risas, momentos intelectuales de buena conversación.  Lo devolví integro a su novia, a quien dejó por mi. Se casó con ella y tienen dos hijos.

R: con él me case.  Lo ame. Si tan solo hubiesemos sentido pasión, hoy estariamos juntos. Fuimos un gran equipo de aventuras. Lo dejé.  No pude con su aridez táctil.  Necesitaba alguien que físicamente me tocara.

Brasil: sagitariano. Una monada de hombre, guapísimo, rubio, ojos azules,  atlético,  blanquisimo. Este hombre desperto todas mis hormonas. Narcisista.  Se encargo de cargarse en todo lo que pense que debía ser una relación.  Me dejó sin parámetros.  Sin puntos de referencia.  Me hizo daño...muchísimo.  No hacía falta. Llegué a ser tan mala como él, sacó lo peor de mi. Me convirtió en mala persona. Gracias a dios me dejó.  Yo era incapaz de dejarle.

Coronel Brasil 2: este hombre se merece un post entero. Quizas un libro. Después de él soy otra mujer. Según él, solo se encargó de sacar a la luz mi verdadera personalidad. Es tan fuerte lo vivido con él que solo por lo vivido valió la pena existir. Nunca me enamore de él.  El de mi sí, según el mismo. Me hubiera gustado amarlo. Pero no pude.  Soy controlada y consciente.

E.: un amigo. Mucho sexo. Se obsesionó con la complicidad sexual que sentiamos. Queria vivir conmigo. Tener un hijo.  Este hombre hizo todo lo que debe de hacer un hombre cuando quiere preñar a una mujer. Yo solo hice el pacto de tener un hijo juntos. Ya que me aperecia ser madre....soltera. Hasta que mi médico me confirmo que no puedo tener hijos. Lo deje.  Me dijo que adoptaramos. Se merecia formar un hogar. Un caballero en todos los sentidos.  Divertidisimo. No nos hablamos.  Nos hemos dado un espacio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…