Ir al contenido principal

Ondas tertulianas

Llego puntual...él llega con retraso. Una cita, en un restaurante que he pedido que sea a su libre elección.  Me encanta dejar que se sienta cómodo eligiendo donde estar. Eso me ayudará a que este relajado.

Paso por el frente del restaurante navarro y veo que esta a reventar. Uff no pienso estar ni un rato mas de pie, mis tacones, de poca altura pero al fin y al cabo tacones, me podrian pasar factura, y no pienso ponerme de mal humor por un dolor de pies. Le llamo para comentarle que esta llenisimo, si prefiere que vayamos a otro sitio. A lo que cuidadosamente me responde: he mandado a reservar una mesa, la del fondo es nuestra.

Este detalle me dice que ha tenido el cuidado de asegurarse la velada.  Esto me gusta. Ha escogido el lugar y a parte a reservado la mesa. Le gusta controlar. Eso me pone.

Ya me apetecía quedar con el. Por fin todo cuadra para vernos.

Nos hemos reído un montón.  Tiene un humor fino y muchisima cordialidad. Sin contar la capacidad de maravillarme sobre un tema que no domino. Así que lo escucho con cuidado. Me encantan los hombres que hablan mas que yo. Soy buena escuchando y preguntando sobre todo lo que no entiendo. Tiene una gran cantidad de conocimientos que quiere compartir y yo siempre he considerado que la inteligencia es realmente sexy.

Lo miro, sonrio y me rio. Me tiene entusiasmada. Me gusta.  Pero se que no llegaría a nada mas con él.

Me encanta la experiencia que me esta brindando. Su alegría,  su cordialidad, su generosidad, su saber estar, su caballerosidad. Hoy en día hay muchos chicos para salir, pero caballeros pocos. Me hace sentir como una princesa.

Las horas pasan volando. Ni siquiera me he necesitado ver el reloj. Hasta que el salón vacío del restaurante indica que es hora de marcharse. Me siento bien y lo mejor, me siento feliz. Hoy en día solo me hace feliz las experiencias positivas que comparto con otras personas. 

Siento que él esta viviendo un momento mágico conmigo. Asi que decido hacer correr esa magia. Y bajo la fría noche madrileña, paseando al borde del retiro, con su brazo rodeando mi cintura, llegamos a la Puerta de Alcalá, emblema de esta hermosa ciudad. Se separa de mí. Me mira y no sabe si besarme. Creo que prefiere tenerme como una fantasía en su memoria.  Como esa mujer que ha deseado tener pero que sabe que no la puede alcanzar.

Le tomo de la mano, tarareo un vals y le pregunto si le gusta bailar. Y allí  bajo la hermosa Puerta de Alcalá, baila conmigo. Parece un cuento. La magia lo inunda todo.

Me despido con dos besos en la mejilla. El me mira ya con un aire de nostalgia.  Abordo mi taxi. No despega su mirada de la mia.

Y me escribe:

Eres Fabulosa como compañera de tertulias, escuchando incluso más allá de lo entendible, como compañera de patés, croquetas y pantxinetas, como pareja de baile, y como mujer eres espectacular!

Se que has sido un sueño del que despertaré mañana, porque hoy todavía seguiré un bueno rato soñando despierto.

Pero del que preferiría no despertar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…