Ir al contenido principal

Astro: un chico de extrabarrio.

Ahí estaba, zapatillas de goma y sudadera azul con capucha. Aquel chico rubio con cierto aire de inocencia me atrajo inmediatamente. 

Apoyado en la barra,  degustaba su copa tranquilamente, como quien espera con paciencia. 

Es jueves de luna llena, mi Dark Side busca luz. He amanecido en estado zen, pero a medida que transcurre la noche,  los lobos empiezan a salir a la calle, buscando presas.  Y yo he tropezado con uno.

Con la excusa de cojer un caramelo de un bowl situado justo enfrente de él, me acerco para saludar:

Hola! Qué tal va la noche?. Cojo el caramelo,  lo saco del envoltorio y me lo meto en la boca.

Sus ojos se agrandan, se le dilata la pupila. Los tiene claros, puedo percibirlo perfectamente. Una sonrisa abierta me invita a iniciar la conversación.  Le gusto, lo sé. Tengo instinto, se que promete.

Conversación suave y agradable. Me dice que es encargado de un restaurante de carnes al corte, su acento madrileño me encanta. Empiezo a verlo como una de esas piezas de carne que suele servir a sus clientes: humm...una picanha tal vez?
A que sabes? Le pregunto.

A canela y a cardamomo, me responde.

Mis especies favoritas!. Ha secuestrado mi cerebro, mi boca se hace agua y mi olfato empieza a imaginar a que huele, si lo tuviera a medio palmo de mi nariz.

Me mira el escote de reojo. Lleva rato viéndome con disimulo. Es discreto, eso me gusta. Y me pregunta: A que hueles tu?. A selva, le respondo.  Pienso que hueles a cilantro y a lima, añade. La inteligencia me excita. Y lo está consiguiendo.  Habla mi mismo lenguaje, juega con mis mismos códigos.

No se en que momento sucedió, pero me beso. Fue probarlo y ya no desear dejar de hacerlo. ¿Sabes lo que se siente cuando deseas algo con locura y te ocurre?. La vida siempre me hace regalos. Y ese momento fue uno de ellos.

La química fue explosiva. Ahí en ese lugar, todos sobraban. Ya no quería a nadie más.  Sólo a él. Tiene algo y quiero descubrirlo.

Decido hacerle una invitación. Rompo la regla de no traerme a nadie que no conozco a mi casa. Ya da igual!. Quiero esa experiencia.  Si no me arriesgo nunca lo sabre.

Entramos en el ascensor y me pega contra el espejo. Me besa profundamente.  Creo que lo vamos a hacer ahí mismo. Apenas quedan segundos para llegar a mi apartamento.  Juro que diez segundos más y nos daba tiempo, de cumplir una de mis fantasías.

Abro la puerta. Y entro en mi santuario. Sólo en mi casa me siento cómoda para demostrar todo el erotismo que siento. Es mi territorio. Y él,  mi invitado. He de tratarlo como se merece. 

Tengo tantas ganas de tocarle. De acariciarle suavemente. De desnudarle.  De comermelo a cachitos.

Tiene la piel suave, cubierta por un tatuaje que lo cruza desde el hombro y le llega hasta el tobillo. Lo recorrí entero, mordí suavemente sus costados y lami su vientre. Oli sus cabellos y acaricie toda su piel.  Sentí esa sensación de enamoramiento y le toqué como si le amara: No recuerdo la última vez que alguien me tocó así, me dijo estremeciendose en mis brazos. Le abracé como si fuera mio y le besé con pasión y dulzura. Me acerque a su cuello y me comparó con las vírgenes de Dracula.

Me colocó debajo de él y me recitó un verso, que aprendió cuando viajó a hacer teatro en Argentina. Y luego me follo. Sentí placer como el que se siente cuando conoces a alguien. Pero a él no le conocía de nada. Ni siquiera estaba segura de su nombre: Diego....como el Zorro.  

Se puso a mi lado y me pidió que le contará cosas de mi. Me miraba con curiosidad. Me pregunto si era libra. Follas como las libranas, me dijo... ( resulta que soy libra). No se lo afirmé porque me resultó curioso. Seguidamente me empezó a hablar del Hedonismo Epicureo y yo empecé a pensar que el Universo estaba de coña conmigo.

El resto de la noche se dedicó a darme placer.  Y lo sentí tanto y tan de verdad, que mi placer se convertía en el suyo propio.

''Tienes unos orgasmos maravillosos, podría estar jugando contigo todo el tiempo''... ''Desprendes tanto erotismo, sensualidad y feminidad, que es difícil despegarse de ti''. Juro que durante todas esas horas estuve enamorada perdida. Por todo lo que él me estaba haciendo vivir.

Es hora de marcharse. Dime de verdad cual es tu nombre, me pregunta. Me río porque la gente se piensa que le miento cada vez que lo digo. Ana, te llamas Ana, me suelta de repente.

Juro que en ese momento le miré y le dije: tú me conoces? , el corazón se me heló.  Llevo ese nombre por mi abuela. Pero vi en su cara que solo era casualidad que supiera mi segundo nombre, mi signo del zodiaco y que mi último post haya llevado el título de Hedonismo Epicureo. 

Entendí que simplemente había sido un regalo del destino. Necesitaba revivir algo así. No se si le volveré a ver. Quisiera dejarlo como una fantasía vivida, sin más pretensión que eso.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…