Ir al contenido principal

Sorpresas de la vida.

''Mañana me voy de viaje a Cadiz, así que si quieres que te invite a cenar para celebrar tu nuevo trabajo... Solo puede ser esta noche!!!! 😜 Justsaying.
Definamos el procedimiento como a ti te gusta: Tú eliges lugar, yo invito. Tú haces la reserva y yo te recojo a las 21:30.
Pero tendrá que ser uniforme casual, porque no me da tiempo a ir a ponerme como merece un date de esta dimensión''.

Aquel mensaje en mi móvil, llegaba por sorpresa. Anda!, pensé, que gran detalle. Me puse un poco nerviosa antes de escribirle que sí quería quedar, pero me armé de valor y le eche ganas. Va siendo hora de que entre la primavera en mi cuerpo y que mejor bienvenida que quedar a cenar con él. Apenas hacia unas pocas horas que nos habíamos visto, me había dejado en el portal de mi casa y se había despedido con un beso muy casto.

Su imagen me imponía, me gustaba, me seducía. Tan alto, que me sentía pequeña a su lado,  ¿1,90 mts?, 41 años, mirada penetrante e interesante, cabello canoso, barba sexy, manos grandes. Acento madrileño, con un deje propio de los que llevan muchos años fuera de España. Sé que sabe que me pone, sé que puede percibirlo, sé que lee mis señales. Por mas que intento disimular, se que lo sabe.

Tatel fue elegido para ocasión, mesa para dos al lado del Dj. Hombre perfecto, conversacion llena de risas, lugar perfecto, dos Citadelle con Tónica nos embriagan poco a poco. En este momento amo Madrid y a los madrileños.
Siento como toda la tontería de las semanas pasadas se desvanecen en minutos, me rio, le doy un sorbo a mi copa y le escucho atentamente. Me pone lo sexy que es y el desparpajo que tiene. Sé que quiere conmigo y yo esta noche quiero con él. A que sabrán sus besos? ¿Cómo sera el tacto de su piel?. No dejo de ver sus manos grandes, me ponen!.

¿Vamos a tomarnos una copa en otro sitio? me dice invitandome a tomar un taxi, que nos llevara a cualquier lugar abierto a esas horas. Risas, mas risas, complicidad.

Mientras esperamos debajo del puente de Rubén Dario, me confiesa: Nunca vas a encontrar a nadie con quien estar. No hay hombres que tengan cojones suficientes para estar contigo. Eres una mujer diferente, con poderío, con genio y con un blog. Gracias por decirmelo, le repliqué, que sepas que tienes razón, pero no puedo encorsetarme en una relación de novios al estilo de cuando tenía 15 años.

Copas, risas, besos....me siento frágil en sus brazos. Este hombre besa con el morbo de quien a besado a miles. Me pone saberlo, me gusta que sepa que hacer para que me guste. Me gusta su libertad, pero a la vez siento que si pudiera tenerme siempre, lo querría, aunque ese siempre se resumieran en tres meses. A estas alturas ya no hay quien se resista. Soltamos amarras y nos dejamos llevar.

Entramos a la habitación negra de aquel hotel de colores, con las ganas efímeras de quienes quieren alargar los para siempre. No se donde quedó mi ropa, solo se que sus dedos y su boca, devoraron cada rincón de mi cuerpo. Salvaje, brutal y a la vez tierno, nuestros cuerpos no querían despegarse. Tengo síndrome de abstinencia mientras escribo este post.

Nunca aceptes menos de esto, me dice. Y recordé lo bien amada que siempre he sido. Te quiero, ¿quien dice que en este momento no nos queremos?, ¿quien dice que no es real lo que estamos sintiendo?, escucho sus palabras y siento que es verdad. Hay muchas formas de querer, ¿por que esta no es real?.

Perdi la cuenta de nuestros orgasmos, sabía perfectamente como llevarme al mismísimo cielo. Me recitó dos cuentos y me quedé dormida entre sus brazos, como si fuera un niña. Me abrazó tanto que me sentí protegida. ''No te preocupes mi niña, todo paso ya. Tienes un nuevo comienzo en tu vida. Ya nada te hará daño''.

Le amé. Gracias vida.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me he quedado impresionado. Lo describes tan bien que se puede imaginar como si se estuviera allí mismo.
Enhorabuena...
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…