Ir al contenido principal

I love London

Jueves noche,  mi amiga y yo decidimos dar un paseo por la ciudad.  Nos hemos puesto guapas, guapísimas para hacernos fotos por todos los rincones de esta ciudad  tan cosmopolita. 

Hemos descubierto que no hay mejor forma para relacionarse en esta ciudad, que guardar el gps y olvidarte del móvil.  Con nuestro inglés ''very poor'', pero con nuestra mejor sonrisa nos lanzamos a la aventura. 

Is Amazing!!! Todos nos ayudan con las direcciones, desenfundan los iphone, Samsung, etc, etc y conectan su gps para amablemente indicarnos donde quedan los lugares. Incluso tratan de hablar español...is too much! London da para mucho y la cosa promete. 

Con ganas de divertirnos trazamos la estrategia de preguntar a todo chico guapo que nos guste.  Y surprise, la estrategia da resultado!  En segundos   entablamos conversaciones graciosas que desembocan en un: Have you a number phone to call you?...off couser my sweet darling!, (si no hubiese sido por que mi movil cayó al suelo y se destrozo, despues de que un ladronzuelo en bici tratara de quitármelo), quedandome sin phone, sin number y sin posibilidades de conseguir una cita en esta ciudad tan amistosa...he dicho sin cita, no sin diversión. 

Así que de camino a London Bridge, vemos una zona de bares repleta de gente. Cojo a mi amiga y rápidamente la arrastro desde el segundo piso del bus para bajarnos en esa zona tan divertida. Ponerse tan guapa tiene que servir para algo. 

Miramos la zona y vemos una disco,  de dos plantas y gente guapa. Este es el lugar. Un Dj mezclando música, ambientazo total. Pedimos dos Blacklabel on the rocks y bailamos. Las noches de London me gustan, las discos tienen Dj 's en vivo me siento como un verano en Ibiza. 

Y ...le veo. El y su amigo.  Yo y mi amiga, es perfecto.  Voy a esperar que el alcohol nos deshiniba un poco más. Sigo bailando, no le miro, da igual yo de lejos no veo. Así que dejo que decida acercarse a mi. Espero. ..hasta que una chica le aborda. Espero, la chica esta a por el, él habla con ella. Doy un tiempo corto para que la despache. Mientras sigo divirtiéndome. La chica no es guapa, por lo que aplico mi regla de oro: si un hombre esta con una mujer fea, tiene mal gusto y si tiene mal gusto, no lo quiero para mi. Así de superficial: me gustan los hombres que hayan estado con mujeres espectaculares. Así no pienso que soy un golpe de suerte en su vida. Cuando soy superficial, lo soy a tope y muy presumida también. Me gusta cotizarme al alza, no a la baja.

Treinta minutos son suficientes para descartarlo, él esta bueno pero que se le va a hacer, no sabe como quitarse a la desafortunada del medio. Es hora de probar otro local, otro Dj, otro ambiente. Terminamos nuestra copa y nos marchamos.

Cuarenta minutos mas tarde, volvemos al local, después de haber salido a husmear por los alrededores.  Y sorpresa: los dos chicos siguen ahí, la chica ha desistido, baila en la pista con sus amigas. Nos pedimos otros dos whiskys on the rocks. Bailamos y sin darme cuenta, no se como, estan justo a nuestro lado. Decide acercarse, me habla en un ingles irlandés que no entiendo ni papa. Su sonrisa me desarma, hace un esfuerzo tremendo por que le entienda. Me da igual si no le entiendo, ya está cerca y baila conmigo.  Me rio, se rie. Su amigo londinense me habla, me dice que lo disculpe, que ha sido muy atrevido por acercarse a mi de esa forma: sin conocerme. A este le entiendo perfectamente. Entonces entendí que la frialdad de la educación le puede, por lo que solo es cuestión de tocarle un poco para que sienta un poco de calor...caribeño.

Una noche de música, baile, diversión   y ''sweet Irish kisses''. Me encantan la primera vez que un hombre besa, porque siempre trata de dar lo mejor en ese beso. Es como si quisiera engancharte para siempre con él. Adoro ese momento. 

I love London!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…