Ir al contenido principal

Follow the Love Line

Me encantan los hombres sensuales, aquellos que se dejan llevar y te arrastran con ellos a las profundidades de sus sentidos. Con el tiempo he aprendido a observarlos, olerlos, degustarlos y  acompañarlos a ese lugar donde sienten que son de cierta manera libres de obtener lo que desean. Es justo alli, donde se olvidan del verbo obtener y empiezan a conjugar el verbo DAR. Entonces, me conecto con ellos, con ese momento y me dejo fluir. Me convierto en una especie de onda que acompasa cada uno de los impulsos que emiten. Sensacion Maravillosa.

Con la excusa de vernos, marcamos una cita, casi 3 años despues de habernos visto la primera y unica vez, ¿increible, verdad?. Trato de ser puntual, es de noche, hace frio y no encuentro la direccion de su casa. Sin embargo, ahí está él, al otro lado de la acera, paseando a su perro mientras me espera.

Dos besos, un saludo cordial a él y a su perro, el cual no tiene nombre, solo lo llama por un silbido. Hombre original éste. Pasamos a su casa, me enseña un hermoso jardin lleno de hierbas aromaticas, donde, comienzan a activarse mis sentidos olfativos: cilantro, albahaca, maravilla de olores silvestres.

Unos pequeños bocadillos de catering estan sobre la mesa, muy bien colocados, varios tipos de quesos y vino tinto. Mis sentidos continuan agudizandose. Me invita a probar una copa de vino y me sumerjo en todas sus notas. Le miro, lleva vaqueros, un jersey suelto, camiseta debajo del jersey y una coleta que le sujeta el cabello. Sus ojos y su voz transmiten mucha sensualidad. Su espacio vital tambien: fotos, arte, libros de cocina, diferentes tipos de sal: con cayena.

Me invita a probar un queso azul sobre un pan previamente huntado con mantequilla. Humm...delicioso. Increible como la mantequilla le rebaja el sabor fuerte al queso azul, haciendolo suave pero penetrante a la vez. Me muestra sus libros de cocina y en especial uno de diferentes tipos de pizza. Empiezo a imaginarme lo excitante de poder ver los brazos de este hombre amasando la mezcla de harina y agua, para preparar una buena masa. Se levanta de la mesa y se dirige a la pequeña cocina americana y procede a derretir un chocolate negro casi al 90%, lo hunta nuevamente sobre unas tostadas y le coloca sal con cayena por encima. ¿puedes imaginarte lo que ocurrió en mi cerebro luego dar un bocado y sentir como el chocolate salado se pego a mi lengua?. No se como sería mi cara, pero en ese momento amenazó con besarme. Sinceramente no recuerdo ahora mismo si lo hizo o no, quizas el vino y la explosión de sabores, me tenian colocada.

Solo recuerdo tenerlo de pie frente a mi, casi arrodillado, bajandome por el cuello, sujetando mis caderas con sus manos, yo sentada en aquella silla alta y el buscando subir mi blusa, besandome el inicio de mi larga cicatriz, la cual empieza sobre el ombligo y termina en el comienzo de mi sexo. La recorrió entera con sus labios, deteniendose justo donde termina: Follow the love line, me susurra. Quisiera saber donde termina esta linea. Me puse de pie, él tambien. Me abrazo, toco mis brazos, mis espaldas dandome una especie de masaje, haciendome sentir la fuerza de sus manos. Nunca he probado drogas, pero este hombre es un porro que me coloca.

Tratando de espabilar del colocón que estaba sintiendo, me dirijo hasta su ordenador y busco musica para bailar. ¿Qué mejor que Kizomba?. Sí, el ambiente se presta es elegante, informal y muy sensual. Bailamos, nos dejamos llevar por esa música. Me sumerjo en sus sentidos. Me espabilo del colocon y volvemos a charlar por un rato mas. Debo marcharme, tengo un compromiso. ¿Cómo salir de esa casa y no aceptar la propuesta de un buen masaje? ¿Estoy loca o qué?...hay momentos que no vuelven¡. Me cuesta decidirme, pero debo cumplir el compromiso. De haber sabido que el reencuentro podía haber terminado en masaje con final feliz, lo hubiese planificado de otra forma, pero todo esto me pilló un poco de sorpresa.

Amablemente se ofrece a llevarme hasta el lugar donde habia quedado. Me despido de él. Mi boca sabe a chocolate y sal. Increible el momento. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…