Ir al contenido principal

Bicicletas, Besos, Madrid y algo más.

Llevo dias pensando en como voy a escribir esto, aun no se por donde empezar. Quizás sea una historia más, pero ¿sinceramente? no me lo creo. 

Comencemos:

Aquel miércoles de hace tres semanas Luiza, Maura y yo, decidimos reunirnos en nuestro encuentro semanal. Cena deliciosa, charla entre amigas, de esas en las que no dejas de hablar de mil historias y no terminas ninguna.

Salimos del restaurante rumbo al Centro. Teniamos ganas de bailar, además los relaciones publicas de los bares siempre nos invitan copas, así que vamos a buscarles para entrar en alguno donde haya música y podamos divertirnos un rato.

Nos decidimos por un bar que solemos frecuentar y ya con invitaciones en la mano, entramos dispuestas a pasarlo bien. Pero al cabo de un rato, me aburro, nadie me llama la atención, tenía ganas de conocer a alguien y no veía nada en el panorama. ¿Nos vamos?, le pregunto a las chicas...¿vamos a otro sitio, aquí no hay nadie interesante?.....de repente Luiza desaparece, me quedo bailando con Maura y pasados 30 min, sigue sin aparecer.     ¿Pero donde está Luiza ? le pregunto a Maura, mírala está ahi hablando con dos chicos.

Espero a que venga para marcharnos pero desde lejos con un ademán de acerquense, nos dice: chicas venir que os presento a un amigo y a su amigo. Yo ya con ganas de marcharme, me presento y seguidamente le digo: ¿Nos vamos?.  Pero Luiza es muy clara para hablar, y me responde: No tengo ganas, nos quedamos un rato más con ellos. Ok! le digo, entonces miro al amigo de su amigo, quien esta sentado en un banco alto y le sonrio, es guapo, tiene los ojos azules y una sonrisa espectacular. 

Pasados apenas 2 min, el chico de mirada azul, se levanta del banco alto y se lo cede a mi amiga Maura, a quien le dice: siéntate creo que estas algo cansada. Inteligente el chico, así se acercó a mí, mi amiga Maura se sentó y él quedó justo a mi lado. Comenzamos a hablar, hasta que llego un momento en que me di cuenta que nos metimos tanto en la conversación que dejamos por fuera a los demás.

¿Tienes bici? me pregunta, Sí! le respondí. ¿te parece si intercambiamos teléfonos para quedar algún día a hacer una ruta?, acabo de llegar de Argentina, después de tres años y estoy estableciendome nuevamente en Madrid, me lo dijo con ese acento madrileño que tanto me mata, pero con un deje argentino, propio del recien llegado. Te doy mi teléfono si tienes paciencia conmigo, le dije... y sigo con mi explicación: ''Tengo un trabajo que me deja pocas horas libres y no puedo responder siempre los mensajes. No siempre puedo quedar''. Tranquila, me advierte, como surja, sin presión. Entonces decidí darle mi número. Advertido quedaba.

Pasaron dos días y recibo su mensaje:

El: ''Hola! ¿Cuando libras? ¿quedamos para hacer una ruta en bici?'' o si quieres quedar antes también podemos quedar.

Yo: ''Sí claro, quedemos. Pero lo confirmamos ese mismo día, aun queda una semana por delante, antes no podré quedar''.

El: ''tranquila, me conformo con que te acuerdes ese día''.

Esto último me encantó, porque no me sentí presionada. No le volví a escribir hasta que llegado mi día libre, aparece su mensaje:

El: ''Hola, ¿quieres que te pase buscando por algun lado y nos vamos desde allí a hacer la ruta?''

Yo: ''Ok! a las 20:00 cerca de mi casa''.

Me sorprendió de que pasados mas de 7 días y sin haber hablado en los días previos, tal como dijo, me escribió para quedar. Esto casi no lo he visto, ya que o suelen bombardearte de mensajes hasta quedar o simplemente llegado el momento nos hacemos los locos. Además, se acordó de que ese día libraba. Puntazo!.

Dios mio!!! cuantas cosas podemos analizar cuando quedamos con una persona!!!.

Me arreglo y en mi bici voy a su encuentro. Le veo, es muy guapo, mirada azul, bronceado, delgado pero definido, cabellos castaños cortos, barba corta de las que estan de moda entre los madrileños. ¿Edad? Ni idea....pero resultaron unos 33. No se que ocurre pero a mis casi 41, siempre termino saliendo con chicos de menos de 35. A veces pienso que me he vuelto una adolescente.

Fue la mejor cita que he tenido en mucho tiempo!!!. El se encargo de hacer la ruta por las calles de Madrid, sitios donde nunca me había metido. Recorrer de noche en Bici las calles del centro de Madrid, con la brisa cálida de verano acariciando mi rostro, no tuvo precio. Había tan buen rollo entre nosotros que a todo decíamos que sí: venga, hagamoslo!, sí por aquí! cuidado que es contrasentido!. Risas, charlas y cena sentados en un banco en la plaza Vázquez de Mella: dos cajitas chinas de tallarines ( los adoro!), dos aquarius y de postre Kitkat. Bicis al lado.

El mundo es sencillo, la vida es sencilla y ese momento sin duda representó para mi lo bonito de la vida. No necesitaba más. Lo que estabamos compartiendo era nuestro tiempo, nuestras vidas... nuestras vivencias y nuestras ganas de conocernos. La canción de Dani Martín: Mira la vida, sería la banda sonora de esa cita.

De regreso, me acompaña hasta el portal de casa y me dice:

''¿Qué mas puedo pedir?: Verano en Madrid y yo aquí con una chica guapa y que además tiene bici!''. Me besó, le besé. No nos dejamos de besar, hasta que llego la hora de marcharse, era casi de madrugada. Entonces al despedirse me pregunta: ¿Cuál es el siguiente paso, como lo hacemos?....por supuesto mi cerebro entró cortocircuito a lo que respondi con un: estamos hablando.

El: Sí...¿pero como lo hacemos, quieres quedar conmigo en tus ratos libres?, yo puedo ir a verte donde estés.

Yo: cerebro en corto...me estaba pidiendo volver a quedar y de paso me estaba ofreciendo compartir más de su tiempo. Así  que le respondo:''¿Mañana quieres?, vuelvo a librar, sino ya para la que viene.''

Así que volvimos a quedar al día siguiente, para otra ruta y mas besos. Y al siguiente también.... siempre se despide de mi preguntando: ¿cuál es el siguiente paso, como lo hacemos?.

Me apetece mucho volverle a ver. No se que pasará, pero sus besos y su alegría sencilla es adorable. Me hace sentir feliz, relajada y llena. Quizás es tiempo de dejarme llevar por un sentimiento de amor. ¿Enamorarme quizás?. Puede ser.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No hace tanto tiempo todo era distinto (pasando de todo 11/7), si lo ves apenas hace un mes. A veces no debemos tomarnos la vida demasiado en serio, total no saldremos vivos de ella.
Supongo que cuando no tienes una relación estable, cuando no estas o te sientes atado a alguien pasas por distintas etapas, unas más largas que otras (las peores siempre nos parece que no acaban nunca), durante estos periodos nos sirve para valorar otras cosas, para recalibrar lo que nos parece más importante de la vida.
Compartir con alguien su tiempo es uno de los regalos menos valorados pero más valiosos ya que este volverá nunca. Si encuentras a alguien dispuesto a ello y que haga que este vuele tienes un tesoro, que sea una historia más, un capitulo en tu libro solo dependerá de tus sentimientos, de lo que esa persona te ofrezca y de lo que tu supongas para él.
Cuando estas a gusto con otra persona cualquier plan es bueno, cualquier comida sabe mejor y las palabras son música.
No sé si tanto como enamorarse tan pronto, pero si para seguir disfrutando, el tiempo siempre nos saca de dudas.

Gracias siempre por compartir y enhorabuena.

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Tal como lo describes Alexey así es: la vida esta llena de sorpresas, regalos en forma de personas que se acercan para brindarte lo mejor de ellas: su tiempo y sus ganas de vivir.
Ya estoy empezando a querer sentir por alguien, lo que ocurre es que aun no se si estoy preparada para una relación, por lo menos no una tradicional. Creo que tengo un espíritu demasiado libre.
Anónimo ha dicho que…
Mientras seas fiel a ti misma no habrá problema.

Alexey
Anónimo ha dicho que…
Al fin alguien que escribe. Te encontré en Tinder. Saludos
Unknown ha dicho que…
¿Qué puede hacer un tipo normal para conquistarte después de leer esto?¿Qué diablos se le puede ocurrir a un chico del montón para encandilarte después de que hayas tenido la cita perfecta con un hombreton de bellos ojos azules? Si, es un poco intranquilizador pensar que existen hombres así para alguien que no lo es. Pero la pregunta que más martillea mi mente al leer todo esto es la siguiente...¿quién en su sano juicio deja escapar a alguien así? Hasta a mí, que normalmente el género masculino me da repelús, me han dado ganas de contestar a esa pregunta final de ¿y cuál es el siguiente paso? Con algo tan tajante como hazme tuyo y llévame al fin del mundo sin soltar mi mano jamás.
Si, los simples mortales lo tememos bastante jodido contigo si en algún momento caemos embriagados por ese torbellino que se intuye que eres. Creo que nadie, ni en un millón de años, llegará a ese punto de complicidad contigo pero entonces, ¿por qué escribo este comentario? Simplemente por un detalle que me ha hecho otear el horizonte con un halo de vaga esperanza...no te quedaste con el hombre perfecto y eso me dice que no buscas la cuadratura del círculo sino más bien alguien que te mire a los ojos y vea al mismo tiempo que tú miras los suyos y creas.
Erosrapsodia ha dicho que…
¿a que te refieres cuando dices un hombre normal?....este chico, quizás lo era bastante. Lo que fue magia pura fue la forma simple de la cita, la sencillez de acercarse a mi, algo tan normal como estar en un banco en chueca comiendo en el medio de la plaza....todo fue normal, quizás por eso me gustó tanto.

Pero...sentí miedo, reconozco que no fui capaz de abrirme y pasé al silencio.
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias German, bienvenido a mi mundo.
Anónimo ha dicho que…
Son las personas las que hacen que un lugar y un momento sean mágicos. Podrías haber estado comiendo en cualquier otro lugar, en su casa o en la tuya por ejemplo, y habría sido igual. Esa conexión que hubo ese día fue la que te lleva a creer que comer chino en un banco es algo sublime, bohemio quizá pero lo que creo es que ese banco con otra persona no hubiera sido igual. De ahí lo de decir que el era especial.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…