Ir al contenido principal

Perdiendo se Gana

Venga! que sí! que hecho de menos tenerle como amante. Cuando se pierde un amante con esas cualidades pues una tiene derecho a echarle de menos.

Confio en que se me pasará, sería mas fácil si encontrara alguien con quien por lo menos sintiera algo parecido, pero se me ha hecho superdificil y digo SUPER con letras mayúsculas. Creo que dejar de follarle a hecho mi vida mas aburrida.

Me divertían mucho nuestros encuentros y los orgasmos que me hacía sentir. Pero bueno, tenía que tomar una decisión, sobre todo cuando me dijo, que él no entendía lo que le pasaba conmigo, que era la única persona con la que solo quería compartir sexo y nada más, que le disculpara si en algún momento sus señales habían sido equivocadas. Que lo reflexionaria. A pesar de los gin tonics que teniamos encima, sonreí muy estoicamente y le dije que no se preocupara, que sabiamos lo que había.

Si supiera, que lo que sentí fue un golpe en el corazón, de esos que te dan a traición cuando menos lo esperas. Me imagino que para decir algo así se debió pensar que soy de piedra. Habiendole dado muchos de mis mejores momentos sexuales, ha debido tener un poco de delicadeza y pensar en el impacto de sus palabras en mi alma sensible y pasional.

Bien, las personas se autodescartan y la vida siempre quita de mi camino a quien no me conviene. En el perder también se gana, quizás incluso más que cuando la suerte está de nuestro lado y nos sonríe.

El camino es largo, la vida es larga, el mundo gira, hoy estamos aquí y mañana simplemente no se sabe. En la pérdida estan las ganancias.

Se busca un amante a la altura con el que las pérdidas se hagan más llevaderas.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hay veces que me dejas con la mirada perdida. Con la pantalla del teléfono en el que suelo leerte, frente a mis ojos... Pero mi vista solo ve tu sonrisa.
Hoy es de esas veces, solo que hay una diferencia. No he encontrado tu sonrisa y he sentido dolor.
Nada comparado con el que expresas en tu entrada.
Afortunadamente veo mucho amor propio en tus palabras, pero también resignación, esperanza, angustia, personalidad....
Y me has hecho pensar.... Al final va a resultar que esta chica tan sensual, inteligente, bella y genial...resulta que es humana!!!!
Pd: en cuanto a tu "demanda" de amante... Tengo que descartarme. Mi altura es bajura. Con 1,64m no creo que te compensen las pérdidas
Mil besitos de amor
Anónimo ha dicho que…
Que título más optimista,

Y es que si hay algo que enseñas siempre es a sacar partido de cada situación, de las mejores y de las peores y es una virtud afrontar todo con ese optimismo.

Rara vez he dejado una relación sin que en algún momento no pensara que hubiera pasado tomando otra decisión, aunque crea que he hecho lo correcto es normal dudar y más con los sentimientos. Todos pedimos sinceridad, la de un niño aunque a veces sea brutal, y aunque sea brusco a la larga es lo mejor. No todos pueden ponerse en la piel de otro y medir tus palabras para no herir a la otra persona, aun mas si te importa.

Sintonizar con otra persona en todos los aspectos es complicado, y cuando la relaciones son esporádicas aún más, siempre sabemos que es lo mejor pero rara vez lo hacemos, que significa para el otro un beso, un abrazo, un polvo no siempre esta tan claro por mucho que se hable.

Lo mejor para ti está por llegar porque cada día te enfrentas a una nueva aventura y cada vez eres más sabia y más fuerte a pesar de las heridas.

Estoy seguro que encontraras lo que quieres, recuerda siempre que no estás sola y somos muchos los que apreciamos realmente tu valor.

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Claro que soy humana Rosaluma y mucho! Y sí tienes razón en percibir amor propio, quizás fue esa la verdadera razón de todo esto.
Con respecto a tu ofrecimiento, ya tenerte cerca de mis letras me compensa y me hace ganar.

Gracias por esos besitos de amor, han enternecido mi corazón. Otros para ti
Erosrapsodia ha dicho que…
Mi querido Alexey, sigo cada uno de tus viajes por medio de esas fotos hermosas que me envias siempre. Me emocionan tenerlas, ya que siento que voy contigo. Es totalmente cierto lo que dices, no estoy sola, además tampoco me siento así.

Siempre hay alguien quien como tú, siembran mi camino de alegrías y de motivos para vivir en plenitud.

Gracias a ti por llevarme contigo.

Un abrazo muy fuerte.
Anónimo ha dicho que…
Buenas noches, mujer ganadora.
Hoy te escribo para esclarecer tu tolerancia hacia la sinceridad ajena. Te pido, como preámbulo, que valores mi transparencia para entender cabalmente mis palabras. Te pido también que comprendas que hay ocasiones en las que la sinceridad se nutre de la osadía. Nunca he intervenido aquí para regalarte lisonjas melindrosas ni filigranas hedonistas.
Empezando por la conclusión de tu post, da la impresión que buscas un sustituto para alguien que al parecer te ha satisfecho de modo superlativo. Esa mentalidad comparativa es perfectamente coherente para alguien sujeto a un hábito mental competitivo: quien llegue a tu vida tendrá que competir con tu recuerdo de este amante. Tu dependencia de ese recuerdo determina tu dificultad para ser independiente de aquello que exiges.
La exigencia, por supuesto, es fundamental en una cultura competitiva. El reverso psicológico no es otro que la arrogancia. Tú exiges porque te arrogas la capacidad de responder a ese nivel de exigencia. No es inocente que afirmes que quien desaparece de tu vida es porque no te "conviene". ¿Es la conveniencia, Princesa, el marco emocional de tus relaciones? Compites, sustancialmente, contra ti misma a través de quien eliges.
Te expones a las mismas decepciones si reiteras tu aferramiento a la exigencia de tu satisfacción. Es el inconveniente perpetuo de un hedonismo puramente mecánico.
Discúlpame, si este pellizco verbal ha sido excesivo o intempestivo. Después de varios meses comunicándonos, y teniendo en cuenta los recientes altibajos, te confieso que hoy dudo ya en mi capacidad para sintonizar contigo. Mi intención, te recuerdo, es siempre es practicar la claridad. Te diría, con mi mayor sensibilidad, que es una claridad madura.
Con todo mi respeto, Gassho.
Erosrapsodia ha dicho que…
Sintonia total, mi querido Bodidhisattva.

Gracias a tí por transmitir claridad a esta alma humana imperfectamente arrogante. Lo sé, lo soy! Tu alma sensible me ve, a pesar de no conocerme mas allá de este blog, muchas veces me percibes aun mas alla de mi propia percepcion.

Gracias!
Anónimo ha dicho que…
Buenos días, mujer arrogante.
Tu respuesta me alivia: sentí cierto vértigo anoche al escribirte, después de tanto tiempo sin hacerlo en este espacio. Quiero confesarte que también me contuve, pues quedaron cosas sin decir...
Mi energía tempestuosa me impulsa a escribir de manera torrencial, vehemente. Pero mi educación en el espíritu monástico me impone afortunadamente la mesura. Hay personas para quienes la claridad es incómoda, perturbadora, intimidatoria, amenazante. Exploramos nuestra resistencia a la claridad cuando nos relacionamos con la específica apertura mental en la que se respetan nuestras limitaciones emocionales e intelectuales. Respetar a alguien es permanecer luminoso junto a su evidencia.
Sobre lo que me quedó anoche por decir: no me lo guardo. No es mío, es tuyo. Te lo daré en otro momento, en otro espacio, en otro lenguaje. Quizá te enseñe a decírtelo a ti misma.
Tu estimado Boddhisattva.
Anónimo ha dicho que…
Demasiadas faltas de ortografía...
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias por tu aporte. Sin embargo, si entras en mi mundo, me gustaría que la mirada crítica hacia los detalles lo transformaras en visión global sobre el contenido.

No es mi pretensión hacer de este blog un ensayo literario, soy una persona normal, quien una vez decidió abrir su mundo al resto. Es mi diario personal, con todas sus imperfecciones... tal como lo soy yo, tal como la vida misma.

Gracias Anónimo por hacerme reflexionar al respecto.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…