Ir al contenido principal

Bienvenido Otoño!

Pronto se acabarán estos paseos nocturnos que me doy en bici, al salir de mi trabajo de regreso a casa. Ahora sentada en un banco de metal, en la hermosa calle Ortega y Gasset del Barrio Salamanca de Madrid, justo enfrente de Chanel. El banco aun está tibio, dentro de un mes, estará tan frío que ni sentarse se podrá hacer.

Se acabó este verano raro, mucho calor, nada de disfrute. Citas casi ninguna y las que he tenido han acabado en intentos de fuga tras conocer chicos que me han gustado de verdad.

Menudo año llevo, mucho viajar y currar mucho, sin parar. Cuanta gente nueva he conocido este año!!! En ese aspecto ha sido genial, gracias a las redes sociales, a este blog, a trabajar en un restaurante, a viajar, siempre rodeada de personas, a las salidas nocturnas, siempre en contacto con los demás. Es vital para mi mantener ese contacto. Me nutro de eso y trato de que sea recíproco.

Este blog, desde que lo abrí ha tenido 48.000 visitas, cuantos han pasado por las páginas de este diario de aventuras y desventuras de un emigrante retornado sin fronteras mentales...de una Princesa que dejó sus tacones en Venezuela y los cambio por unas bailarinas para caminar por Madrid. 

Mas de 5 años me habeis estado acompañando, gracias por entrar y formar parte de este ejercicio de apertura al mundo. Por el respeto que me habeis profesado y la paciencia que me habeis tenido ante mis contradicciones. 

Esta rapsodia llena de eros es mi mundo y me gusta saber que os reflejais en él, cuando me escribís por privado, o por aquí o via Facebook y me decís que sentís lo mismo que yo, o que a través de estas letras entendeis mejor a vuestra chica, o nunca habías conocido el sentir sexual de una mujer y ahora lo entendeis. Me siento bendecida, porque precisamente gracias a esto he derribado muchos perjuicios y me he convertido en un ser mas libre, mas feliz y mas honesta conmigo misma. 

Os dejo por hoy, gracias a todos, dulces sueños!.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Jajaja

Parece la crónica de novia a la fuga, supongo que si huyes de lo que te gusta no te gustaba tanto, o había algo que no te gustaba, no querías dar ese paso por que quizá no es eso lo que buscas ahora. Sin embargo el contacto con los demás si te enriquece, y nos enriquece a todos, que suerte para los que te leemos que hayas decidido abrirte.

El GRACIAS supongo que es de todos los que te hemos visitado, y que con tus palabras nos has ayudado, aconsejado, divertido o entretenido. No soy portavoz de nadie, pero si has tenido tantas visitas algún motivo habrá.

Gracias de nuevo por compartir siempre.

Alexey

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…