Ir al contenido principal

Terapia Sexitiva

Desde hace una semana y pensando en el momento vital por el que estoy atravesando, Sergio Fosela vino a mi mente. ¿Por qué él?, a Sergio le sigo desde el año pasado, a través de su blog: Crónicas Sexitivas.

Sergio ha desarrollado una terapia que mezcla masajes de relajación, tantra y digitopuntura, avalado con años de estudios sobre sanación a través de energías. 

Su blog:

 http://terapiasexitiva.com/que-es-esta-terapia/

Por primera vez desde hace tres años decido buscar ayuda, no quería una terapia psicológica, mi problema no va por ahí. Tengo un problema de desconexion emocional con lo sexual, no mezclo sentimientos y emociones con el sexo. 

Este desapego entre mi cuerpo y mi alma me tiene en un estado de no avance, por medio del cual no me vinculo a nadie desde el punto de vista emocional. Tener a mi familia cerca ha sido el detonante para darme cuenta de la gran desconexion que me tiene diseccionada. 

La energía sexual es poderosa y yo tengo mucha, lo sé. Pero debo canalizarla, por eso pensé en Sergio.

Sentarme con él durante casi una hora, en un café, donde me explicó en que consistia su terapia, me hizo tener la certeza que era lo que necesitaba. Estaba resumiendo en palabras lo que siempre pensé sobre el poder de la energía sexual. 


Desnude mi alma y me liberé de cualquier perjuicio, bueno la verdad que me quedan poquisimos, para que mentir. Así que despues de un café, nos fuimos al centro donde realiza sus terapias, donde además hacen otras actividades como pilates.

Pasamos a su consulta y me desnude completamente, dispuesta de dejarme guiar por él hacia mi interior. Me acoste bocabajo en su camilla de masajes y comenzó a darme un masaje en todo el cuerpo. Necesitaba ser tocada! Su tacto me transmitió confianza, no se como explicarlo, sentí calor humano, tranquilidad. Eso me permitió abrirme a las emociones experimentadas. 

Maseajeo todo mi cuerpo integralmente, hasta mi sexo. Sus dedos se sumergieron en mi, tocando puntos mas allá del bien sabido punto g. No sé que me ocurrió, pero en ese momento justo cuando tocaba uno de esos puntos, no era un orgasmo lo que sentía, de hecho en ningún momento lo sentí. Mas bien fue una energía diferente: no se definirla, pero lleve mis manos a mis ojos y comencé a llorar con sentimiento. Lloré mucho! . Y mientras lo hacía, pensaba que era maravilloso poder llorar sin tener miedo a que diría la persona que me estaba provocando esa sensación. Era una terapia y precisamente para eso estaba allí, para soltar todo eso que no se ni donde estaba guardado.

En dos ocasiones sentí eso. Sergio tuvo razón cuando me dijo que la energía sexual, evita que el cerebro piense. No es casualidad, que cuando me he acostado con un chico siempre pongo como requisito previo que sea capaz de secuestrar mi cerebro. Ya entiendo porqué. Durante el sexo no pienso, durante él soy en esencia pura.

Me gusto mucho cuando, en un momento muy profundo de conexión con mis emociones, donde lloraba sin parar, me dijo que él estaba ahí, me tapo con una toalla y posó su cabeza sobre mi pecho cubierto. Me sentí tranquila, en confianza, sin miedos.

Salí de ahí con la sensación de haberme quitado mas de cien kilos de peso. Y no he necesitado sexo para quitarmelos de encima, solo ha hecho falta esa terapia de sanación sexual. Siento calma, ni siquiera siento excitacion o estado de cachondez, siento como si alguien hubiese entrado en mi alma y le hubiese dado luz.

Brutal! Gracias Sergio, nos volveremos a ver.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que siempre nos da medo lo desconocido, explorar, ver otras cosas y lo mas importante, buscar o pedir ayuda. Pero siempre hay una primera vez y una forma distinta de ver o afrontar las cosas.

Me encanta como describes la experiencia, supongo que tras salir de allí te sentirías una persona nueva. Quizá no soluciono todos tus "problemas" pero seguro que te a dado el equilibrio que buscas.

Alexey
Eso es lo que necesito, lo que deseo. Casi ni me hace falta el café para conectar con Sergio porque a pesar del poco contacto que hemos tenido sé que él sabe lo que necesito y yo lo que voy a recibir de él. Es una relación de contacto metafísico, sensual y sensitivo, una mezcla de lo físico, sexual y mental. Es algo difícil de explicar pero que tengo muy claro que hasta que no me "deje llevar y tocar" por su experiencia no voy a salir del pozo en el que ha caído mi sexualidad.
Erosrapsodia ha dicho que…
Sacarás adelante tu sexualidad, ya con el simple hecho de querer salir de ese pozo tienes el exito asegurado.

Tenemos tanto que sanar. No solo las mujeres, sino los hombres también. Hemos despilfarrado esta energía, que quizás es, la mas importante de todas. Nosotras somos agentes de cambio y como tales, si comenzamos a cambiar nosotras ellos también lo haran.

Suerte y ya iremos compartiendo experiencias si te apetece.

Gracias por pasarte por aquí.

Entradas populares de este blog

No soy la novia perfecta

No soy la novia perfecta, no soy la mujer que te gustaría tener a tu lado, no soy la niña frágil que querras proteger, ni la sumisa que seguirá tus deseos.

No soy la chica que se quedará en casa sin plan, cuando a pesar de querer verte tú prefieres ver a tus amigos o hacer tus propios planes.

No soy la mujer con la que sueñas: la que te envía 20 mensajes en un día para que te recuerdes de ella. O la que espera impacientemente que la llames para hacer algo juntos. No!.

No soy la esposa perfecta: la que planchara tus camisas para que vayas a trabajar con imagen impecable, ni la que recogerá tus calzoncillos que dejas tirados todas las mañanas al lado de la cama.

Si quieres estar conmigo, deberás aclararme desde un principio que quieres de mi y en que condiciones quieres que esté junto a ti, para mi es importante el poder elegir si estar o no. Las ambigüedades y los puntos grises no me gustan. Y si durante el camino que hemos trazado tu sentir hacia mi cambia, deberás decirmelo, no …

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…

Colectivización y respeto de la vulnerabilidad emocional.

Yo creo, que ellas confiaban en mi fortaleza para superar los retos que la vida siempre me ha presentado, si no, no hubiesen escogido morir a mi lado. He sido egoísta en algunas ocasiones, pensando que mi madre (2016) y mi tía (1999) (la hermana de mi padre y para mi, mi otra madre), no me habían tomado en cuenta cuando ambas murieron por suicidio. Llegué a pensar que incluso, habían sido ellas, las egoístas por no tomar en cuenta mis sentimientos y mi amor por ellas. Ahora, no lo pienso así, hoy en día creo que ellas me conocían profundamente y sabían que yo iba a tener la sabiduría para integrar su decisión de morir.
Mi tía, minutos antes de morir, me llamó por teléfono, pero al no responder a la llamada, me dejó un mensaje en el contestador. También me dejó una carta de 4 páginas donde me explicaba todo los trámites que tenía que hacer: organizar sus cosas, las de sus hijos, las cuentas bancarias, el coche, todo¡. En aquel entonces yo contaba con 24 años, aún me recuerdo actuando …