Ir al contenido principal

Tuya

Aquella tarde, como otras tantas de aquel verano inolvidable del 2012, el coronel me pide que nuestra agenda quede sincronizada para pasar la tarde juntos: ''Quiero darte la mayor prueba de amor que una mujer puede recibir de un hombre: te haré el amor olvidándome de mi placer. Solo me entregaré al tuyo. Te daré todos los orgasmos que tu cuerpo pueda soportar''.

Aunque no hace mucho de esto, confieso mi inocencia. Yo no sabía a que se refería exactamente, mas bien pensé que me estaba diciendo tonterías y aumentar mi deseo.

La puerta de la habitación se abre y una cama gigante se muestra ante mis ojos. Me besa con dulzura y pasión. Me siento muy mujer en sus brazos cuando me rodea la cintura y me aprieta contra sus caderas. Cuando me mira a los ojos y me respira fuerte, absorbiendome en cada bocanada de aire. Soy suya, simplemente le pertenezco.

No he desayunado,  asi que solicita un desayuno: croisant con mantequilla y mermelada de melocotón, cafe con leche y zumo de naranja. Hummm mi desayuno favorito!.

Aquel desayuno fue uno de los momentos mas eroticos de toda mi vida. Pienso en eso y mi corazón se arruga, siento Saudade.

Me dio de desayunar con sus manos, sentada en la cama a su lado, completamente desnudos los dos. Este hombre huntaba delicadamente la mermelada en el croisant y me lo daba con sus dedos en mi boca. Me acariciaba los labios y me besaba, mientras me contaba cosas. Yo embelezada por tanto erotismo, me fundi en él y ya no deseaba simplemente que me diera de comer de sus dedos, empecé a desear comer de su boca, sentir su saliva mezclada con cada bocado. Beber el zumo de su boca. Me sentía totalmente protegida, le había cedido todo mi control, era suya toda suya.

Hunto la mantequilla en sus manos y cubrió mis pechos con ella, tengo ese olor grabado en mi mente junto a la imagen de mis pechos llenos de grasa amarilla, estrujados por sus manos. Masajeandome con su sexo. Loca de placer me volvió aquella tarde, como todas las que pasabamos juntos, compartiendo un pedazo de nuestras vidas.

No recuerdo cuantos orgasmos sentí pero recuerdo perfectamente que él no tuvo ningún orgasmo físico. Pero si que le sucedió algo que solo le había ocurrido una vez anterior: su cuerpo le regaló un orgasmo total, en el que sintió oleadas de placer que le hacian temblar porque no entendía que era eso, ya que no había eyaculado. Me inundó de sus sensaciones. Aprendí lo importante que yo era para él. Lo sigo siendo, lo sé, pero no está. Aunque vele por mi en la distancia.

Te echo muchísimo de menos. Cada vez que aparecen tus mensajes mis días dan un vuelco y no puedo dejar de pensar en ti. 

Ya se que ocurre, pensabas en mi en este momento. He tenido que parar de escribir este post porque me has escrito.
Definitivamente seguimos conectados, siempre!.

¿Qué hubiese sido de nosotros si no te hubieses marchado de Madrid?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…