Ir al contenido principal

La Mariposita y la caja rosa

Esa Mariposita, a la que le faltan dos brillantitos y que utilizaba para sujetarme el cabello cuando hacia calor, ayer en la tarde decidí guardarla en una cajita de madera pintada a mano, que me trajo mi tía Chus de Venezuela.

La Mariposita lleva dos meses en mi habitación encima de la mesilla de noche o en la cómoda e incluso en la alfombra,  la he visto tirada por todas partes y aún así me gustaba saber que anda por ahí. Tenerla a la vista, recogerla del suelo si caía y colocarla de nuevo sobre la mesilla.

Una mañana traté de ponermela, pero se me cayó del pelo, al recogerla me di cuenta que le faltaban dos dientecitos para que se pudiese sujetar. Asi que antes de perderla preferí devolverla a su lugar, un sitio indefinido dentro de mi habitación.

Metida en una maleta, esa Mariposita se fue escondida a un país que no conocía, yo tampoco lo conozco pero me hizo ilusión su valentía. Vaya que atrevida!, pensé. Aquella mañana ella decidió meterse dentro de una maleta, sin preguntarle a nadie, sin mirar atrás y sin billete voló a un país donde cuentan historias aztecas, quizás se pensó que cambiar de aires le vendría bien.

Nunca me di cuenta que se habia marchado, ella es muy independiente y como siempre andaba perdida dentro de mi habitación no la eché en falta. Pensaba que algun día aparecería, como siempre lo hace, así de repente.

''Creo que esto es tuyo'', me dijo sacando la Mariposita de su maleta. Aquella no era mi habitación, ''¿Pero a donde se ha ido ésta?, pensé''. ''Si! es mía, gracias''. Sentí vergüenza por su atrevimiento, ''¿por qué te has ido sin avisar?'', le espeté con la voz en silencio desde mis pensamientos.

Por un momento pensé en dejarla sobre la mesa de la habitación, para que ella misma decidiera su destino, pero la vi tan emocionada de volverme a ver que la guardé en mi bolso de mano y la lleve conmigo durante siete días. Los días suficientes para que ella decidiera si quería meterse nuevamente en aquella maleta.

No me contó nada de su viaje, aun permanence en silencio guardando secretos vividos, descansando en la cajita rosa que vino de Venezuela.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…