Ir al contenido principal

Polvos burocráticos

Deje de tener sexo burocrático cuando me separé. ''Burocrático'' era la palabra que utilizaba ''el coronel'', cuando quería referirse al sexo repetido sin ningún tipo de morbo, que se hace entre dos personas que tienen la piel tan acostumbrada a la rutina, que hasta pereza de follar sienten.

Desde entonces, nunca más he permitido que alguien me folle ''burocráticamente''. Por eso, fichar un buen amante y mantenerlo en el tiempo, es como conseguir un brillante en el suelo del parking cuando te bajas del coche. La regla principal es no querer engarzarlo en un anillo, ya que los buenos amantes deben ejercer como tal y para que esto sea así deben ser libres.

¿Por qué crees tú, que ese hombre maravilloso sabe tocarte donde te gusta o metertela en el momento correcto cuando estas a punto de correrte?, ¿dónde crees que aprendió a mirarte a los ojos y saber cual es el momento exacto en el que le vas a pedir que te folle?, ¿y esa comida de coño que te enloqueció de placer, como es que sabe tan bien hacerlo?. No sé si lo has comprobado en alguna ocasión, pero sino haz la prueba: acuéstate con un recién separado que siempre fue fiel y luego con uno soltero o separado o casado que estés segura que se las folla a todas, ¿adivina con quien te la vas a pasar mejor?.

Los mejores amantes son aquellos que están con muchas y son infinitamente más divertidos que el resto de los hombres, por que saben manejar el juego de la seducción y en resumen: follan bien. Lo que no quiere decir que luego sirvan para amarte espiritualmente, porque una cosa es follar y otra cosa es amar. Si estas pensando que los hombres se enamoran a través del sexo, te equivocas, ellos pueden disfrutar enormemente del sexo que le das, incluso llegar a sentir una especie de encoñamiento por ti, pero eso no significa que estén enamorados. A diferencia de nosotras, quienes somos capaces enamorarnos perdidamente del hombre que nos da el sexo que necesitamos.

Mi hermana siempre me dice que nosotras las mujeres tenemos un ''cordón cocoyal'', que a semejanza del cordon umbilical, sale de nuestro mismísimo coño (cocoya en venezolano) y se conecta al cerebro. Según su teoría ''cocoyal'', follar repetidamente con una mismo hombre hace que termines enamorandote de él, sin embargo creo que mientras mas veces te folles a tu amante mejor la vas a ir pasando. Muy a riesgo de que mi cordon cocoyal me juegue una mala pasada, soy de las que prefiere mantener un buen amante en el tiempo y no estar distrayendome con un polvo que sé que solo me va a quitar las ganas un par de horas. 

Aunque también es cierto que para tener un buen amante, hay que comenzar por echarle un primer polvo, con el riesgo de que haga un ''ghosting'' y no vuelva a verle el pelo. En pequeñisimas ocasiones me ha pasado esto, suelo tener mucha intuición para saber quien busca solo unas horas de placer, de quien quiere permanecer obteniendo muchas más a lo largo del tiempo. Pero sí que me ha ocurrido, con desilusión,  pataleta y lloriqueos incluídos. Lamentablemente hay quienes les gusta sembrar cadáveres emocionales a su paso por la vida de las personas, de estos hay que huir.

Desde entonces y ya hace algunos años rehuyo de los polvos burocráticos y de los hombres que los ofrecen, mediante los cuales solo obtienes un corto placer egoísta de satisfacción inmediata y una rutina de placeres descafeinados, en pro de uno bueno ofrecido por un amante libre que decide compartir su deseo y sus ganas de dar placer, conmigo y a la vez con otras.

Comentarios

josedegafas ha dicho que…
Estoy devorando tus relatos ya que, es lo único que puedo paladear. Gracias.
Erosrapsodia ha dicho que…
Me alegra que disfrutes de mi en ese sentido.Gracias a ti por tu comentario.
josedegafas ha dicho que…
Es de la única forma que puedo...

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…