Ir al contenido principal

Necesidad de mar

Hace mucho que no me sentía de mal humor, esta sensación de calor asfixiante me agobia!, pasar un verano en Madrid se puede convertir en una tortura en toda regla, en cambio hay quienes dicen que es la mejor época para disfrutar la ciudad, pero para mi calor y mar son palabras que conjugan mejor que calor y Madrid.

Siento tanta necesidad de estar cerca del mar, que no sé que hacer para saciarla. He estado 6 días enteros tirada en la arena con las olas rompiendome en los pies, practicando el ''Dolce far niente'' que tanto proclaman los italianos, sola conmigo misma, desnuda algunas veces, cuasidesnuda en otras, bebiendome el sol a través de mi protector solar 50, no rindiendole cuentas a nadie. Respirando la brisa marina, mirando a la gente y escuchando sus conversaciones, hay tanto que aprender tan solo observando y escuchando!.

Y a pesar de todo eso, la necesidad de mar no se me pasa. Sabes? echo de menos Cádiz y sus atardeceres de colores en el Palmar de Vejer. Recuerdo con cariño las risas de mis amigos y las borracheras que nos pegabamos cuando uno de ellos se cogía un despecho porque la chica que quería para él no le correspondía (pensar que a la fecha, ellos han terminado juntos y han formado una familia). Los conciertos en Barbate, los mojitos en la jaima de Los Caños, lanzarnos por las dunas de Bolonia, volar cometas en Conil, comernos un chili con carne en el Dinner del Puerto de Santa Maria, a las tres de la mañana cuando volvíamos de fiesta. De esto no hace mucho, apenas algunos años, pero son recuerdos que me producen una buena vibra y unas ganas de vivir que no veas, por la carga tan positiva de lo compartido entre nosotros.

Hasta el mal humor se me ha quitado escribiendo estas líneas. Definitivamente necesito volver al mar,  tan solo unos días más para terminar de recargar las pilas, reequilibrarme y desintoxicarme.

Qué necesidad tengo de desconectar, apagarme, desenchufarme!.

Comentarios

FMC ha dicho que…
conecto con tus pensamientos

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…