Ir al contenido principal

Final y Comienzo

Cierre de un ciclo:

11 de agosto de 2016
Lugar: Conil de La Frontera. Cádiz.  Esp.
Hora: 21:00 horas

Madrid, 19 de Agosto de 2016
Viernes 22.00 horas

Me acerque a este banco de Paseo de La Castellana,  porque sentí la imperiosa necesidad de sentarme en el mismo lugar en el que en Agosto del 2010 tomé una decisión,  quizás la más importante de mi vida. Viniendo hacia aquí, al cruzar la calle justo por Cibeles,  me topé con aquel autobús al que me subía para ver aquel chico por el que perdí  la cabeza.  De repente, mientras estoy sentada en el banco, en la radio de mi móvil comienza a sonar aquella canción que me acompaño durante ese verano: el secreto de las tortugas.

Entra un WhatsApp, es el entrenador quien me escribe para quedar.  Me apetece verle,  pero mis sentimientos me dicen que no es el momento,  así que le digo que no puedo.  Solo quiero saber de una persona, así que le escribo un WhatsApp de despedida y de agradecimiento.  Él, me devuelve el mensaje con una llamada para decirme que está abordando el avión de vuelta a su casa. 

¿Quién dice que las señales no existen?. Algo me impulsó a desviar mi camino y llegar hasta este lugar: el mismo sentimiento del 2010, cierre de ciclos.

Sí, este verano ha sido el cierre de una etapa que se inició en Verano del 2009. Sabina dice que al lugar donde has sido feliz deberías tratar de no volver, sin embargo el destino quiso llevarme nuevamente a él, de la mano de un ser especial. 

Al iniciar el viaje le dije: "Se que tú eres más importante para mi que yo para ti y que tu tiempo es el mejor regalo que me has podido hacer." Tenía tantas dudas de irme de viaje con él, no por él sino por mi, sin embargo me pareció interesante volver a estar con alguien varios días, lo que me permitiría recordar como soy cuando no estoy sola, justo en esta etapa de mi vida en la que he estado muy a gusto, quizás algo asalvajada.  Sin expectativas, sin esperar nada, solo dando lo que quisiéramos en cada momento, eso sí con el corazón blindado, cocodrilos al río, prohibido enamorarse!. Anestesiarme es la única forma de asegurarme no sufrir por algo que nunca será. Hubo momentos en los que necesité un extrashot de anestesia. Mi viaje a Ibiza, después de esos cuatro días juntos, me ayudarían a equilibrarme y volver a reponer algún que otro cocodrilo muerto en combate. 

Noches enteras hablando sobre la vida, me hacía reflexionar tanto que al día siguiente sufría ataques de timidez por haber desnudado mi alma y mi cuerpo ante alguien a quien apenas conozco. Hubo un miedo por mi parte: No quiero que desaparezcas de mi vida, da igual en que parte del mundo estés o con quien, no te alejes de mi!. ¿Suena absurdo verdad? Pues sí, he aprendido que para sentirme segura con alguien y entregar lo que siento, necesito saber que ella desea permanecer. Me gusta sentir que las relaciones crecen,  se transforman y que hay tiempo y espacio para que eso suceda, por eso es importante la permanencia. El compromiso de estar, dando cada uno lo que quiere, en total libertad.

No soy tan moderno como tú me dijo, ¿es una cuestión de modernidad? ¿O más bien de escarbarse dentro, hundirse dentro de uno mismo y quitarse todas las pajas que nos evitan relacionarnos con el otro de una manera más libre?. Ese es el resumen de todo lo aprendido en este ciclo que acabo de cerrar.

Ha sido un verano lleno de vida y de momentos inolvidables: Alicante, Salou, Barcelona, Ibiza, Tarifa, Conil de la Frontera y Madrid. Ahora se abre un nuevo camino: la misión para este año es recuperar en mi vida el sentimiento de Compromiso, a todo nivel. Comprometerme con situaciones laborales, familiares, amigos, personas, sentimientos. Lo que me permitirá desarrollar el concepto de permanencia.

Ya todo pasó, ya todo acabó, bienvenida Vida¡

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…