Ir al contenido principal

Y entonces me atropellan.

Si creía que todo lo malo que me tenia que pasar me había ocurrido ya, estaba equivocada.

El 9 de enero, saliendo de mi trabajo y llegando a mi casa, justo cuando terminaba de cruzar un paso de peatones,  un coche me atropelló, dándome tal porrazo en las rodillas, que al caer casi termino bajo las ruedas del coche. El ordenador que llevaba en las manos, me lo clavé en el mentón, produciéndome una herida que sangraba sin parar.

La mujer que conducía el coche, al bajar y mirarme golpeada y con la cara ensangrentada, entró en pánico y empezó a decir cosas propias de la gente que no sabe controlar sus nervios: "en 30 años conduciendo, nunca me había pasado esto, y eso que mi móvil sonaba y yo no lo atendí. Mi padre también murió atropellado en un paso de peatones!". Las personas que estaban socorriendome, la apartaron de mi y trataron de calmarla.

Sentada en la acera no podía parar de llorar, me sentía muy asustada, pero sobre todo me preocupaba decírselo a mi hermana. Una noticia así, en este momento delicado por el que ambas estamos pasando, le causaría un impacto doloroso. Así que no sabía muy bien si irme al hospital sola y no avisar a nadie. Luego pensé que era mejor avisarle por si acaso me pasaba algo peor. Una ambulancia me llevó al hospital, estuve una semana de baja y dos semanas de rehabilitación. Nada roto, pero muchos golpes y un dolor en todo el cuerpo que llegaba a ser insoportable.

Ese día en la mañana, les había enviado al grupo familiar del whatsapp, el teléfono de mi trabajo por si pasaba algo y necesitaban localizarme. ¿Coincidencia?.

El atropello me dejó realmente frágil. Ya tenia el alma suficientemente rota como para ahora tener el cuerpo adolorido, me sentí vulnerable, desprotegida ante la vida y sola. Ya no quería seguir dando malas noticias a mis amigos, así que sentía hasta vergüenza.

Que días tan confusos. No se con que fuerzas durante los dos días siguientes me fui al hospital, al médico de familia, a la policía a poner la denuncia y demás trámites.

Todos me veían tan fuerte, que les costaba entender lo mal que me sentía. La doctora ni siquiera quería darme la baja laboral. Fue muy duro!. Al final, pedí cambio de médico y me toco una doctora que entendió perfectamente la dimensión de mis heridas internas y externas. Durante dos semanas me hizo el seguimiento, me tocó todo el cuerpo, revisó cada una de mis lesiones, incluso las del alma. Ayudó a curarme, me siento profundamente agradecida por eso.

Ya estoy trabajando nuevamente y me siento feliz por eso. Sobre todo porque ahora comienza realmente el desplegar todas las fuerzas para la superación del dolor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…