Ir al contenido principal

Yo, Princesa

Nací colandome sin previo aviso, un 16 de Octubre de 1974. Mi madre enamorada perdidamente de mi padre y siendo estos novios, hicieron lo que la naturaleza manda, se amaron con locura y desenfreno. Lo hicieron como solo los de menos de 20 pueden hacerlo, con el alma descubierta. Tenía que colarme! ante tanto amor no iba a ser yo quien desaprovechara esa oportunidad.

Mi padre decidió llamarme Princesa, porque justo cuando decidían mi nombre, aun estando embarazados, mi abuela Ana le llamó por teléfono y le preguntó: ¿Cómo está mi Princesa?. Antes de esa llamada mi padre y mi madre reunidos en la habitación, sacaban de una bolsa un papelito con el nombre de Princesa. En esa bolsa habian metido todos los nombres que querían ponerme. Y coincidió ese nombre con la llamada.

A pesar de llamarme Princesa, mi padre siempre soñó con tener un varón. Recuerdo que de pequeña, me llevaba a la peluquería y cuando llegaba a casa, mi madre le reclamaba que porque me habia cortado el pelo como un niño. En muchas ocasiones me regalaba carritos y siempre me llevaba con él a lavar el coche, o a acompañarle mientras hacía algo de mecánica.

A los 8 años le pedí que me regalara una pelota de voleibol y se apareció con un balón de fútbol. Os imaginais mi cara de decepción. Recuerdo que le reclame y me dijo: a caballo regalado no se le mira el colmillo. No podía jugar voleibol con ella, era demasiado dura para golpearla con el antebrazo, sin embargo me sirvió para aproximarme a un grupo de chicos que necesitaban un balon para jugar futbol. Así que yo se los prestaba y así me dí a conocer entre ellos.

Quizás por eso, tengo una parte masculina muy acentúada, no me importa ser una manitas en mi casa, siempre lo estoy arreglando todo, entre muchas otras cosas y siempre me he llevado mejor con los chicos que con las chicas. Así mis mejores amigos del cole y de la universidad, son hombres.
Pero a pesar de ello, siempre fui una niña muy coqueta, desde los tres años me gusta llevar los labios pintados, cuantas barras de labiales le estropee a mi madre y a mis abuelas. De adolescente me encantaba llevar las uñas arregladas y mi cabello siempre largo. Adoraba hacer deporte, siempre estaba metida en alguna actividad, era tan inquieta y curiosa como ahora. Siempre quería saber más, aprender más, descubrir todo lo que no veian mis ojos o no entendía mi cabeza.

Mi nombre siempre hizo que la gente me recordara con dulzura. Me miraban y no se que sensación les producía, pero casi siempre genere amor y sorpresa. He sido una persona con estrellas. También he trabajado mucho eso sí, he sacado mi carrera, a los 21 años ya tenía el título de abogado. Me siento orgullosa de eso. Siempre me defini como una mujer luchadora a la que le gustaba cumplir sus sueños y sobre todo aprender.

A los 26 años me armé yo sola un viaje que me cambio la vida, a esa edad decidí cambiar mi destino, mudandome de país y aceptando casarme con la persona que amaba. Él decidió unirse a mi aventura migratoria. Ahora miro hacia atras y me pregunto cuanto empuje tuve para iniciar ese avance: un cambio de país, con todo lo que ello conlleva.

Ahora a mis 41, inicio otro viaje, hacia el reencuentro conmigo misma, tratando de rescatar mi esencia, sanando a esa mujer que su padre quiso que fuera niño y que en algún momento llegó a pensar que ser mujer era símbolo de debilidad. Trato de hacer las paces con la mujer que soy, tratando de ver cuanto daño me ha hecho crecer esta sociedad patriarcal, sobre todo en una sociedad venezolana como la que yo crecí, donde tener belleza física primaba sobre cualquier cosa. 

Pero compartiendo en común con el resto de las sociedades del mundo, el que la mujer siempre estuvo al servicio del hombre, sobre todo dentro del hogar.

Quiero hacer las paces conmigo misma, quiero hacer las paces con mi femineidad, mostrarme débil cuando no me siento fuerte, llorar cuando me de la gana y dormir cuando la somnolencia me invade porque tengo la menstruación. 

Aceptar que durante el mes cambio como las mareas porque mi ritmo no es solar, es lunar. Lo hombres deben aprender a reconciliarse con su propia femineidad,  para poder entender los ritmos de la vida misma.

Hay trabajo por hacer aun, quitarme capas de luto, va a ser la única forma que mi corazón vuelva a amar. La persona que vaya a estar conmigo se merece a una mujer sin mochilas. Preparo el camino, sin desespero, lo que tenga que ser será.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Preciosa historia la de tu nombre, y ese pedacito de infancia.

Enhorabuena, ya estas un poquito mas cerca de donde quieres llegar.

Gracias siempre por compartir.

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias a ti por tus palabras, siempre tan dulces.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…