Ir al contenido principal

VENEZUELA GASTRONOMICA

Me encuentro profundamente emocionada al ver que en Venezuela está naciendo un movimiento gastronómico de vanguardia, pero específicamente dirigido a la comida venezolana. Por fín los venezolanos comenzamos a estar preparados para apreciar nuestra comida criolla.   


Soy cocinera por vocación, no me considero chef, pero tuve un restaurante y dirigí su cocina. Su especialidad era la comida española, de la cual tengo cierto conocimiento gracias a mi abuela materna, quien aunque odiaba la cocina, cuando se metía en ella hacía unas delicias de esas cuyo olor se te queda en el cerebro grabada a fuego para toda la vida. Bien por esa parte, sin embargo me he encontrado con tener unos conocimientos más que pobres de mi cocina natal: la venezolana.

Es como si en mi casa nunca se hubiera apreciado la gastronomía venezolana, y eso hoy en día me duele. Porque ahora que no estoy viviendo en mi país, necesito sentir los sabores con los que crecí y me doy cuenta, por ejemplo que se hacer perfectamente una empanada gallega, pero no se como se hacen unas Catalinas o Cucas, que son unas galletas esponjosas de papelón, o un Pastel de Chucho, que es un suflé a base de pescado, patatas, pasas y platano maduro. 


Hace un año le pedí a mis suegros que por favor me trajeran el libro de Armando Scanonne. Este Sr. ha sido el único venezolano que se ha dignado a escribir sobre la gastronomía caraqueña. Sin embargo hay otras regiones, como la mía: "la oriental", cuyos sabores y olores son dignos de conocer, y que no están difundidos.

Los venezolanos de oriente, amamos los sabores con contrastes: dulces y salados, fuertes y condimentados. Desayunamos pescado frito y nos encanta la empana de cazón. La sopa de pescado con ají picante y cilantro se come a pie de playa, una buena catalana frita acompañada con ensalada de repollo y zanahoria y tajadas de platano nos hace perder la cabeza.


Me alegra mucho que los venezolanos seamos muy cosmopolitan en nuestro comer, pero me hace enormemente feliz que nuestra cocina criolla empiece a encontrar el lugar que nunca debio perder. Y que las nuevas generaciones de cocineros estén impulsando nuestra gastronomía.

Aqui les dejo la pagina web de Don Armando Scannone:

http://www.elplacerdecomer.com/index.htm

Tambien les dejo un interesante post. de una madrileña aficionada a la gastronomía, quien reseña la visita a un restaurante venezolano llamado "El Güero", ubicado en Madrid. Todavía no tengo el placer de conocerlo pero pronto iré.

http://sinestesiagastronomica.blogspot.com/

Comentarios

Sinestesia Gastronómica ha dicho que…
Hola Erosrapsodia,

Encantada de conocerte por estos mundos on line!
Gracias por visitar mi blog y, sobre todo, por incluirme en tu post. Por lo que cuentas creo que soy un poco venezolana en el comer; me gusta mezclar lo dulce y lo salado, lo picante, el cilantro, ají...
Sí, qué bueno que la comida criolla empiece a ser reconocida en otros países; yo probé comida de tu país natal en el Güero por primera vez. Me gustó y Kakio, venezolano, dice que es de los mejores. Espero que te guste, ya me contarás; Alicia, propietaria, es encantadora. Ahora están con la comida navidella típica de Venezuela, pan de jamón, ponche crema....

Gracias de nuevo y espero que nos conozcamos algún día.

Raquel
Erosrapsodia ha dicho que…
Hola Raquel¡¡ Gracias por tu comentario. Ya tengo anotado en mi agenda la visita al Güero. Seguro iré y ya te contaré que tal. Un placer conocer y leer tu blog, super interesante¡¡¡.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…