Ir al contenido principal

La Hallaca Venezolana

La hallaca venezolana es un plato tipico navideño que desde el mes de noviembre se comienza a preparar en las casas de Venezuela. Su misión es engalanar la cena de navidad y la cena de año nuevo, ademas de unir a la familia y a los amigos alrededor de una fiesta donde las risas acompañadas de un whiskisito o de una polarcita (cerveza venezolana), se acompañan de las Gaitas navideñas. 

La costumbre de intercambiar hallacas entre familias es muy importante, ya que simbolo de amistad y de especialidad, ademas de poder dar fuerza al dicho popular: "La mejor hallaca la hace mi mama". Se acerca diciembre y ya me pican las manos por hacer hallacas, para mi representan la alegria de ser venezolana,  me acercan a mi tierra aunque esté lejos de ella. 

El año pasado dado que mi cocina es muy pequeñita, estuve dos dias enteros cocinando. Un dia lo utilicé para buscar todo lo necesario, el otro para montar la olla con el guiso que sive de relleno y el otro para la confección propiamente dicha. Aqui les dejo unas foticos de este momento tan divertido.

Se pican todos los aliños para hacer el sofrito

La carne de cerdo y la de ternera o "res" se cortan en cuadritos pequeñitos


                              
Se sofrien los aliños en aceite de onoto, que le da color y sabor al guiso. Luego se le agrega las carnes.  


    
Al guiso se le colocan encurtidos: alcaparras, cebollitas en vinagre, aceitunas con hueso, pasas. Se sazona con vino dulce, yo aqui en Madrid uso Moscatel, y le agrego un poco de papelon.

Se prepara la masa a base de harina pan, aceite de onoto, caldo de gallina, y manteca de cerdo para que le de suavidad, pero se puede obviar. Una vez lista, se forman bolas, como si fueran pelotas de tenis y se reservan.

                                                    
    Se preparan los adornos de las hallacas: gallina o pollo esmechado, cebolla en juliana o en aros, pimiento   rojo en juliana o en aro, alcaparras, aceitunas y se disponen sobre la mesa donde vamos a trabajar.

Las hojas de platano ahumadas se cortan en tres formas.

Los hombres participan pero cuando no están presentes es porque la botella de whisky se acabo y hay que salir corriendo a buscar otra.

Se estira la masa, se coloca el guiso en el medio, y se adorna


                                  
Todos participan en la confeccion de la hallaca y cada lugar es importante, pero cerrar la hallaca es el momento mas delicado, de él depende que todo salga bien cuando se sirva en el plato. Amarrarla con el pabilo es otro proceso, como no la amarres bien, al hervirla se te desarma la hallaca.

Una vez armadas se reservan para luego someterlas a una hora de coccion en agua. Cuando la hoja de platano se termina, yo la envuelvo en papel alumino, pero solo la parte exterior, dentro tiene la hoja de platano para que le confiera sabor a la masa. 



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Espectacular!!

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…