Ir al contenido principal

Louboutines de Paseo por París

Montarme en un avión y viajar me produce tantas cosquillas, que se asemeja al efecto de mirar alguien que me gusta. Adoro los aeropuertos, los aviones, el olor a gasoleo, la incertidumbre del despegue, mirar a las azafatas haciendo la demostración de como salir corriendo en caso de que el avión se estrelle, jejeje, me pregunto si en caída libre recordaré que debajo del asiento hay un salvavidas, eso lo primero. Lo segundo es, si seré capaz de, con la fuerza de gravedad, poder agacharme para sacarlo de ahí. Buah! ya aprendí a encomendarme a la vida por si acaso!. Pero sí, la sensación me encanta, me hace feliz!.

Esta vez vuelve a tocar París. ''Grey'' anda por aquí así que decido llamarle. Ya desde hace algún tiempo, compartimos ciertas aficiones: Noches de diversión Parisina en la Rue Therese, (Los masones debieron practicar sus rituales de fertilidad en un lugar así). Aquí la lujuria hace su aparición de forma sofisticada, suave y dulce, todo lo inunda, todo lo ilumina, sabe a caramelo de menta y a frutas exóticas. El romanticismo se vuelve vulnerable y palidece, huye. Bocas dulces buscan besos ajenos para alimentar el deseo de lo prohibido. Los sentidos se llenan de erotismo y elegancia, el champang rueda a sus anchas, burbujas que cosquillean por debajo de la cintura. Mis Louboutin a juego con mi vestido negro, la etiqueta es rigurosa. Pisar con suelas rojas París, tiene algo orgasmico. 

Es un Carpe Diem de placer, deseado por muchos pero que pocos se atreven a vivir, porque prefieren tenerlo como fantasía dentro de sus memorias, otros por no querer pecar. Aunque como en todo lo corruptible, con ofrecer unas cuantas oraciones los pecados se olvidan. Me toca rezar, quizas en Notre dam haya sitio para poder incarme de rodillas y expiar mis culpas, tal como lo hacian los Papas en siglos pasados.

Louboutines a la maleta que hoy toca pasear a la Princesa por las calles de París.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…