Ir al contenido principal

Aquel hotel

''Sube a la habitación, dejaré la puerta abierta para que no tengas que tocar al entrar''. Acostumbrada a tu imaginación, pero sin saber que me esperaba aquella tarde.
''He reservado en el octavo piso del hotel, que queda frente a tu edificio, quiero hacerte el amor ( recuerdo que odiabas la palabra follar ) mientras tu miras por la ventana hacia tu casa, así cada vez que salgas al balcón miraras hacia aquí y recordarás que te hice mía esta tarde''... ¿Lo recuerdas?, desde entonces siempre busco aquella ventana.
Entré sin tocar, tal como me habías indicado. Tú esperabas detrás de la puerta, sin yo saberlo, lo que vino a continuación fue un asalto en toda regla.
Me cogistes los brazos, los llevastes hacia atrás, con un cinturón me atastes las muñecas a mis espaldas. Me vendastes los ojos y me arrodillastes ante tí. Estaba asustada pero a la vez excitadisima. No sabía que te habias inventado esta vez, el corazón me palpitaba a toda velocidad. Sentí una piel dulce en mis labios, ¿huntada en algo frio y dulce? ¿Que era?...Comeme! me ordenaste. La sangre militar siempre presente en ti. Abri la boca, tu sexo me inundó, reconocí el sabor: helado de dulce de leche. Era el momento de lamerte entero, de arriba a abajo, disfrutarte como si de una merienda se tratara.
Me levantaste, me llevaste a la ventana, me desataste las manos, corriste la cortina, levantaste mi vestido, de pie de espaldas a ti, manos a la pared: ''Mira tu casa mientras te penetro, quiero que nunca olvides este momento, te he traido para que me recuerdes siempre''.
Inundastes mi sexo de helado cremoso y dulce, como quien desea poseer para no olvidar, me distes un placer profundo y fuerte. Cuando cerraba los ojos, ida por todo lo que sentía, me decías que los abriera: ''Minha Sofia, Minha Princesa'', me repetías. ¿Tengo que entrar así en tí para poder tocar tu alma? ¿Matar a una de placer, para que la otra salga de donde está escondida?...preguntas que me hacías y que luego se convirtieron en afirmaciones.
¿Onde está voçe agora?


Comentarios

Alfredo Glez ha dicho que…
Cada vez me gusta más lo que escribes, aunque voy en reserva, prácticamente te acabo de conocer y no he leído bastante, empecé hace unas semanas y voy hacia atrás. Me resultas muy poética y romántica. Qué manera de describir los placeres. Logras que se sientan como propios. Nos adentras en tus relatos, tu poesía, impresionantemente romántica.
Tu fan,
Rosaluma
Erosrapsodia ha dicho que…
Rosaluma!!!
Que alegría me da tenerte nuevamente por aquí, pero sobre todo, no dejes de escribir tus maravillosos post, no pares nunca de hacerlo. Creo que nos merecemos crear una historia conjunta 🙆
Erosrapsodia ha dicho que…
Para quien quiera pasarse por uno de mis blog favoritos:

https://placeroral.wordpress.com
Anónimo ha dicho que…
Guau ¡¡¡

Vaya relato, te hace meterte en la piel y desearlo.

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Es un relato basado en una experiencia real. De esas que son inolvidables, porque él hizo que todos y cada uno de los momentos vividos fueran así.

Ayer lo recordé y quise compartir lo que aquella tarde sentí encerrada en esa habitación junto a él.

Un abrazo Alexey
Anónimo ha dicho que…
Es que no se trata de hacer el amor, que también, se trata de vivir un momento único, de hacer que todo fuera especial y no solo ese día o ese momento, como dices queda grabado a fuego.

La forma de describirlo nos hace participes a todos los lectores, si leerlo no te hace sentir nada... es que no estas en este mundo.

Alexey
Alfredo Glez ha dicho que…
Gracias Erosrapsodia.
Gracias por publicar el link de mi blog en el tuyo.
Gracias por halagarme al querer que escribamos una historia conjunta. No se si estaré a la altura de literatura. Aunque me encantaría.
Gracias por alegrarme con tus post y tus comentarios.
Gracias y mil veces gracias.
Erosrapsodia ha dicho que…
Sí Alexey, es justamente eso: llenar la vida de momentos únicos y que mejor momento para hacerlo especial, que aquel en el que nos topamos con esa persona que tanto deseamos.

Él siempre se encargó de que no solo los encuentros fueran especiales, si no de invertir tiempo en nosotros para que nunca lo olvidara.

Cuando la pasión tiene en contra el tiempo, la intensidad se multiplica.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…