Ir al contenido principal

Historia de amor de 72 horas

Lo estoy intentando, lo juro!, pero abrir mi corazón es bastante difícil, sobre todo cuando el que osa acercarse a mi no me tiene paciencia.

El otro día conocí un chico, bastante guapo por cierto, un caballero dulce que se presentó con una rosa azul a nuestra primera cita. Odio que me regalen rosas!, lo siento, pero para mi las rosas y los malos rollos estan ligados de una manera inseparable, ya que siempre que me las han regalado han estado precedidas de una discusión fuerte o de una situación bastante dolorosa con alguien a quien he amado. Bueno, a pesar de ello, lo tome de una manera bastante bonita de presentarse para una cita.

Charlamos toda la noche, nos besamos mucho, reimos y hasta lloramos contandonos historias. Complicidad emocional increíble, eso pensaba. Este lo tiene todo: es guapo, musculoso, inteligente, conversador, tiene moto! jaajaja, me encantan los hombres que conducen motos....sin embargo, a medida que transcurria la conversación me di cuenta de que era una persona que no se manejaba en tonos grises, todo era blanco o negro, posiciones muy marcadas, nada de flexibilidad, entonces pensé: no soy el perfil de mujer para este chico, pero me gusta sigamos adelante.

Apenas pasaron 24 horas desde esa cita cuando me invita a dormir una noche con él. Dormir...¿desde cuando no duermo con nadie?... desde el 30 de diciembre de 2014, cuando Paco se quedó acurrucandome en el sofa de mi casa, como colofon de despedida a mi viaje a Barcelona.

¿Dormir? le pregunto....¿te importa si hacemos eso un poco mas adelante?, le digo. En ese momento va y me dice, que para él eso es muy importante y que necesita saber si somos compatibles en ello. Buah! pense, le respondo: Guapo, si lo que quieres es que tengamos sexo, yo no tengo ningún problema en tenerlo contigo, pero solo te estoy pidiendo que hagamos eso mas adelante. El chico ofendido, me dice que soy una incostante, en lo que siento...(Solo han transcurrido 24 horas).

Asi que decido ser sincera y decirle lo que realmente siento:

''Mira, si me acuesto contigo en este momento sin apenas conocerte voy a tomarte como uno de mis rollos, en este momento quiero sentir algo más importante para poder compartir sexo con alguien.''....Yo tratando de huir de mi parte de mujer consumista de hombres y va este y se me pone a tiro.

Mas vale que no, el chico se ha pillado un enfado de padre y señor nuestro. Aquel hombre que dos días antes casi me propone amor eterno, fidelidad absoluta y compañía por el resto de mi vida, se puso en su lado negro y literalmente me mandó de paseo. No sin antes decirme lo ofendido que estaba por haber osado compararlo con el resto de las personas con las que me enrollaba y por no haber valorado la intención de querer compartir no solo sexo conmigo sino mas cosas.

Madre mía, como esta el patio!!!!. Me bloqueo del WhatsApp y seguro tiro mi numero de teléfono al olvido.

Entonces me pregunto: ¿que quieren los hombres? ¿que buscan? ¿por donde se comienza una a relacionarse con ellos: desde el sexo o desde el amor? ¿realmente puedo encorsetarme en una relación que no maneje grises? ¿puedo tener una relación cerrada?.

Fin de una historia de amor de 72 horas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Y que quieres tu?

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Sí Alexey esa es la pregunta primaria, pero intentaba no ser egoísta, al plantearme esas dudas.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…