Ir al contenido principal

Vendran tiempos mejores: Un mundo ideal

Un Mundo Ideal 

Yo te quiero enseñar un fantástico mundo. 
Ven princesa y deja a tu corazón soñar. 
Yo te puedo mostrar cosas maravillosas. 
Ven princesa y déjate llevar a un mundo ideal. 

Un mundo ideal. 
Un mundo en el que tu y yo 
podamos decidir como vivir 
sin nadie que lo impida. 
Un mundo ideal que nunca pude imaginar. 
Donde ya comprendí que junto a ti el mundo es un lugar para soñar. 

Fabulosa visión, sentimiento divino. 
Voy volando contigo hacia un nuevo amanecer. 

Un mundo ideal. 
Mira bien lo que hay. 
Allí mil cosas voy a ver. 
Conteniendo el aliento. 
Soy como un haz de luz que lejos va. 
Y nunca ya podrá volver atrás. 

Un mundo ideal. 
Un horizonte a descubrir. 
Un mundo para ti. 
Para los dos. 
Déjate llevar a un mundo ideal. 

Un mundo ideal. 
Un mundo en el que tu y yo. 
Podamos decidir como vivir sin nadie que lo impida. 
Un mundo ideal. 
Cada vuelta es sorpresa. 
Un horizonte a descubrir. 
Cada instante es un sueño. 

Un mundo para ti. 
Para los dos. 
Llévame. 
A dónde sueñes tú. 
Un mundo ideal. 
Que compartir. 
Que alcanzar. 
Que contemplar. 
Tú junto a mí. 

Ricardo Montaner

Caracas, primavera de 1992. Ese año estrenaron Aladdin y en la radio sonaba esta canción. Me encontraba perdidamente enamorada de ti. Me llevastes al cine, un plan improvisado justo unos días antes de embarcarme en un avión a España, donde pasaría el Verano. No pasó ni un solo día que no pensara en ti.

Eres la única historia de mi vida, que si pudiera dar marcha atrás al tiempo, la cambiaría. Nunca deje de admirarte. Nunca deje de considerarte la persona mas importante en mi vida. Y aunque hoy el sentimiento ha sido transformado en algo mas bonito y durarero, eres mi referente.  Creo que nunca he cesado en buscar alguien parecido a tí.

Llevo días recordando aquella tarde tirada en el cesped de la Universidad y tu encima de mi tratando de darme un beso. Con picardia me decías: tranquila, no te pongas nerviosa no te voy a besar. Tenía un novio a 300 km, que veía cada 40 días y que se negaba a dejarme. Y yo solo quería estar contigo. Pero él estaba ahí obsesivo, impidiendome ser feliz. Me he arrepentido tantas veces de no haber tenido el poder suficiente para que no se acercara mas a mi. Tenía 18 años.

Nunca olvidaré cuando 5 años después aparecistes en la puerta de mi apartamento, buscandome porque estaba triste y me cogistes en brazos, me pusistes sobre tus espaldas y corristes como loco por el largo pasillo del edificio. Al bajar de tus espaldas me dijistes: Ves? solo necesitabas algo que te sorprendiera para que te rieras. Siempre hacias cosas mágicas que demostraban tu afecto hacia mi.

Hoy te echo de menos. Llevo días pensandote. Siento no estar contigo en estos momentos. Ahora somos amigos y lamento estar tan lejos y no consolar tu dolor.

Te quiero amigo, hoy me siento triste por no poder compartir contigo estos momentos.

Vendrán tiempos mejores.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gusta ,, bonita historia,, y un honor para quien es el dedicado...
Anónimo ha dicho que…
Seguro que el también lo siente, por que un sentimiento así no se acaba con la distancia, solo puede matarlo el corazón..

Fantástica historia.

Gracias por compartir.

Alexey
Erosrapsodia ha dicho que…
Sí mantenemos esa conexión. Nos sentimos, es una amistad verdadera.
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias Anónimo.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…