Ir al contenido principal

Pray for World

Me siento sumamente triste por todo lo que esta pasando en el mundo. Me duele el corazón! aun no puedo borrar de mi cabeza la imagen del niño sirio tirado en la playa, símbolo del desespero y la insensatez humana. Ahora los atentados en París, contra la población civil que disfrutaban de su día, de la mejor forma que podían. Y no tan solo es eso, porque mi luto permanente por mi país Venezuela, me acompañará siempre. Tan solo en Caracas, mueren mas de 100 personas tiroteadas en un fin de semana, da igual donde estés o lo que hagas, puedes ser un blanco fácil para ''los malandros'', quienes no solo te despojaran de tus pertenencias sino te meteran un tiro en la cabeza por el simple echo de ser diferentes a ellos.

Sinceramente, siento que no hay posibilidad de escapatoria, por donde mires todo está contaminado, manipulado, enrarecido, tergiversado. Creemos que somos libres y hoy mas que nunca estamos atados a hilos de poder corruptos que manejan nuestras vidas a su antojo. Me siento nerviosa, tres dias sin poder dormir bien. Vivo para trabajar y mantener un sistema que cada vez me utiliza más y más, exprimiendo cada segundo de mi tiempo, cada energía de mis células. No me gusta este mundo, estamos todos tontos, ciegos, perdidos.

A veces pienso que todo lo que me esta ocurriendo tiene que ver con que estoy sufriendo la enfermedad mas grave del mundo: La Falta de Amor. Creo que me he contagiado y por eso no encuentro que mi energía vibre y se conecte a la tierra. La tierra esta agotada y los seres humanos ya no estamos dispuestos a amar de verdad. No hablo del enamoramiento tonto que nos produce una persona, hablo del amor real de entregarse a conocer a esa persona y con fe apostar por ella: llamese amigos, amigas, pareja, lo que sea.

Estoy enferma de desamor y en este momento la tierra también sufre de lo mismo, me lo ha transmitido. Me siento triste, muy triste por todo lo que está ocurriendo, agotada, confundida, dolida. A veces me pregunto ¿para que se me habrá ocurrido bajar a este mundo?, yo no quiero seguir aquí, quiero retornar de donde vine. Llamame cobarde si quieres, pero todo lo que esta ocurriendo ahora mismo es un sin sentido y no encuentro la forma de no ser participe de este juego. Creo que hoy en día no hay un país que se salve de no participar de este modelo de quiebra moral.

Necesito despertar aun más si quiero sobrevivir a esto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Simplemente el post del día de hoy ya demuestra tu sensibilidad no refleja una falta de amor, es normal que nos sintamos abatidos antes esta situación, en mi opinión es un fracaso del ser humano cuando solo puedes recurrir a la violencia, a matarnos unos a otros es cuando mas se muestra lo que aun tenemos que aprender.

También estas muy acertada en otra reflexión, somos parte de una sociedad básicamente egoísta y que parece moverse solo por interés, pero esta es solo una verdad a medias, siempre puedes comprobarlo cuando ves el amor de una madre o el cariño que te devuelve un animal.

La verdad es que formamos parte de esta sociedad y nuestro tributo a ella es respetar unas reglas y a pesar nuestro trabajar para mantenerla y mantenernos, pero tu tiempo es tuyo. Yo he decidido viajar y conocer una parte del mundo. En los lugares que visito, en la experiencia vivida, siempre he encontrado gente buena, gente dispuesta a ayudarte, que te recibe con una sonrisa, gente altruista que no espera nada a cambio.

Indignarse es el primer paso para ser consciente de la realidad, los atentados en Francia nos apenan a todos, pero como los de Siria o de otros muchos países que no tienen tanta trascendencia para nosotros. Simplemente aprovecha todo lo bueno que te rodea y no te creas el mundo como te lo venden sino como es.

En mi lado egoísta, has bajado a este mundo para que otros te conozcan y yo me aprovecho de ese contacto.

Habrá días mejores aunque aun no podamos verlos.

Un abrazo.

Alexey

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…