Ir al contenido principal

El suicidio toca mi vida nuevamente.

Aquel hombre de ojos negros penetrantes me miraba fijamente mientras me explicaba los trámites a seguir. Yo solo observaba su corbata de rayas grises y amarillas, su traje oscuro y en su cabello perfectamente peinado. Respiré para tranquilizarme y así poder tomar la mejor decisión para todos.  Estábamos sentados frente a frente en la mesa pequeña de mi casa, donde mi madre nunca quiso sentarse a comer, ella prefería comer como los pajaritos: poquito, de pie en la cocina o sentada en el sofá viendo la televisión.

Mi abuelo lloraba desconsoladamente en el sofá del salón, mientras cinco paramedicos monitoreaban su corazón. Respiraba profundo y lloraba, como si en cada bocanada de aire que soltaba se iba el resto de la felicidad que le quedaban en estos años de vida.

Esa mañana, llegue al piso corriendo, asustada, pero con la cabeza fría. La llamada de mi tío diciendome: ''tienes que venirte ya, le ha pasado algo muy malo a tu mamá'', me hizo tomar un taxi para no perder tiempo. De camino pensaba: ¿como le doy esta noticia a mi hermana?,  ¿como lo transmito a la familia en Venezuela?. Fue difícil no perder la cabeza en ese momento, algo innato en mi siempre me lleva a resolver situaciones duras sin perder la calma. Bloqueé mi corazón, mis sentimientos y entre a casa.

Una vez más revivi una de las situaciones más duras que he vivido en mi vida: un suicidio: un acto de violencia absoluta contra la persona y contra el entorno. Algo de lo que no te puedes recuperar nunca. Una situación que no se puede digerir. Es como si te amputaran el alma y te dejaran zombi de por vida.

Tome la decisión en dos segundos, ante la pregunta del hombre de la corbata de rayas: quiero que la cremen y no quiero ver nada, no quiero funeral, no quiero velatorio, solo quiero que me entreguen sus cenizas lo mas rápido posible. ¿Se las enviamos a casa?, tenemos ese servicio, me dice. No te pases!, le dije, dejalas en el Tanatorio, que yo las recojo con mi familia.

Luego de firmar papeles, autorizaciones y demas trámites y a menos de una hora de lo ocurrido, sentí que el alma se me despertaba, como un cosquilleo que empieza a doler y que ya no para.  No podía consolar a mi abuelo, mi situación era inconsolable. No podía consolar a mi tío, mi dolor era tan grande como su dolor.

¿Que se siente en esos momentos?, no se describirlo aún, sentía desespero porque mi cerebro no aceptaba lo que habia pasado. ¿Quien me aseguraba que realmente era ella si yo no la vi?, es un pensamiento absurdo, pero todo en ese momento era absurdo. Nadie me dejo ver nada, es lo mejor. No quedarse con ninguna imagen que nos haga mas daño del que nos han hecho. Mis dudas se despejaron cuando uno de la judicial habló de una prenda que llevaba puesta y fue ahí donde mi corazón, mi mente y todo mi ser aceptó que sí, que era ella.

A partir de ahí, comenzó el proceso de espera para que me la entregaran. Demasiada tristeza, demasiado de todo. Esto es demasiado.

Comentarios

Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias bodhisattva

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…