Ir al contenido principal

Efecto Brasil

Te escribo esta carta que nunca leerás,  porque ni siquiera sabes que esto existe. 

Nunca olvidaré el momento en que cogistes mi mano y me enseñaste como se cortaba aquella tarta que acababa de preparar.  Fue en ese momento que supe que ibas a ser importante para mi, ni siquiera te conocía y ya lo sabía.  Ni siquiera me gustabas.  Ni siquiera te quería...ni siquiera sabía que serías capaz de porcionar mi corazón en pedacitos, dejando un reguero de ilusiones y una historia de amor que nunca llegó a vivir de eso...de amor.

Nunca me demostrastes nada y a mi eso nunca me importó.  Era feliz sintiendo aquello que generabas en mi, me gustabas como nunca nadie me habia gustado. Mi espíritu de lucha se puso en acción y mi capacidad para obtener lo que quiero fue directo a ti.

Recuerdo tu primer beso y la poca vergüenza que tuviste al tocarme. Sabía que no te importaba, que simplemente era una opción más en tu lista.  Y sin embargo nada de eso me importaba, era secundario, yo te queria para mi. Y lo ibas a ser.

Me enamoré de tu piel, de los movimientos de tus manos, de tus besos, del deseo que provocabas en mi. De tu mirada azul celeste, de tu acento inentendible, de la velocidad de tu pensamiento y de aquellos sueños que querías cumplir. 

Nada fue suficiente para tenerte junto a mi.  Dos años de convivencia que me encerraron en una soledad del alma que nunca había conocido.  Contigo a tu lado pero sola, queriendome convertir en todo aquello que tu deseabas que fuese, sin éxito alguno. 

Tan impenetrable.  Tan autosuficiente. Nunca pregunté nada. Nunca preguntastes nada. Aprendí a convivir con la incertidumbre de no saber. Aprendí a callar cosas para no compartir lo que no te apetecia saber. Silencio del alma y sin embargo cuerpos juntos que se tocaban y deseaban.

Llegué a pensar que haciendote el amor era la unica forma de que lograras transmitirme amor. Era el unico momento real en el que te sentia tan cerca de mí.  Era tan fácil tenerte cuando despertabas, o cuando ibas a dormir. O cuando llegaba del trabajo y te veía. 

Nunca hubo amor. Nunca. Tanto miedo a mostrar el alma porque pensabas que te invadiria. No entendía. El amor es compartir, conocer, apoyar, desnudarte completamente no solo quitarse la ropa. Por qué tanto miedo a enamorarse???? Por qué?.

Me enseñastes a entender que también hay amores áridos. De esos que vas por la vida y no te implicas con el otro. Para qué profundizar en el otro, si la implicación hace que se corran riesgos innecesarios?.

Una vez me pedistes que me abriera a ti. Que fuera capaz de rendirme. Que tu estabas allí para protegerme...y sin embargo acuchillastes mi alma. Yo no te importaba. Nadie te importa.

Asi me has dejado con lo que yo llamo el Efecto Brasil: incapacidad absoluta para enamorarme y confiar en el otro. Negación de mi intuición y miedo a mostrar algun tipo de sentimiento.

Se me pasará lo sé.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…