Ir al contenido principal

Miedo a las Emociones

Estoy perdiendo el tiempo!!!! Meses y meses pensando y analizando que era lo que me estaba pasando y hoy por fin me he dado cuenta: Me estoy perdiendo el sentir las emociones propias de la vida.

Justo hace un año mi relación con el gaucho brasileño comenzaba a tocar fin. Recuerdo que me di un mes mas para salir del atolladero. Le dije: "yo para el 1 de Marzo salgo de esto, contigo o sin ti, pero debo avanzar y tú también"

Cumplí mi palabra, a partir de ahí todo comenzó a cambiar, fueron inicios muy dolorosos. Y no fue hasta Septiembre que sentí realmente que todo ese sufrimiento habia terminado para mi.

El verano ayudo mucho, mis tíos, mis amigas, mi piso nuevo con terraza, el viaje a Londres, a Ibiza y la locura de Barcelona junto a Edwin

En Barcelona vivi un estado hippie absoluto: pocas veces dormí en casa de mi hermana, porque la mayoría amanecía en la playa de la Barceloneta, después de  noches enteras bailando de sitio en sitio, viendo amaneceres, con un ojo abierto y el otro cerrado.

Recorriendo todos los lugares budistas para traerme a mi casa de Madrid cuanto cacharro encontraba y que el equipaje me podía permitir.

Bailando salsa con el cubano de mallas pegadas en el puerto y donde descubrí la diferencia al bailar entre los venezolanos y los cubanos: ellos bailan la salsa al revés o viceversa. 

Recorriendo en bici la ciudad tal como lo hacia la pandilla de verano azul. Cámara en mano, me dediqué a fotografiar cuanto grafitti callejero me encontre por El Raval y sus alrededores. Y también uno que otro culito de algun turista buenorro.

Las caipiriñas y las coxinhas de aquel bar brasilero cerca de Colon, escuchando los conciertos de Ana Carolina y Seu Jorge.

El despelotarme en las playas nudistas y por supuesto no perderme la sensación de hacer el amor en el mar, tratando de disimular orgasmos, que se descubrian a través de la piel erizada de mis brazos.

Fue muy intenso Barcelona.  Pero al regresar a Madrid,  lloré,  lloré con el alma, que pujaba ese último dolor para poder salir y abandonarme de una vez.

Y así fue, ya no dolió nunca mas. Él nunca volvería a mi. Lo liberaba. La vida ahora comenzaba.

Pero no ha sido hasta hoy que me he dado cuenta que cerre todas las puertas a las emociones. Separando mi alma de mi cerebro y viviendo en estado dividido. Algo me hacía ruido, pero no entendía que era.

No vale la pena vivir a si. No que va!!! Renunciar a los sentimientos y a las sensaciones que produce amar a otra persona, por el miedo al dolor. Perderme la maravillosa aventura de amar con toda la fuerza del corazón y la libertad de decidir compartir tu vida con otra persona. ¿Qué he estado haciendo con mis sentimientos? ¿por qué los he encerrado bajo llave? ¿por qué entregado  mi cuerpo sin mi alma?.

Hay que saber cuidarse y saber gestionar las emociones, hacer que estas no nos dominen si no entrenarlas para que actúen en beneficio nuestro.

Comienza la apertura, me voy quitando la armadura. Tengo que ser mas valiente y tener coraje de vivir. Y solo vale la pena vivir amando.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…