Ir al contenido principal

Amar demasiado

Hoy recordé aquella vez que urgando en el contestador automático de su teléfono encontré un mensaje de su ex, en tono muy dulce. Respiré profundo, muy profundo, el corazón me latía de tal forma que se me iba a salir por la garganta. Sin embargo, decidí que aquella situación no iba a vulnerar mi autoestima. En ese momento formaba parte de las chicas guapas y famositas de Caracas así que ese chico, que supuestamente era mi novio, junto a su ex, no iban a hacer que me sintiese la peor mujer del mundo. Salí del apartamento situado en El Paraíso y me fui a ver a mi peluquero y a mi manicurista. Durante todo el camino trate de no pensar en que él le seguía dando pie a su ex para mantenerla a su lado. Fue imposible, la idea de la mentira me torturaba. No entendía por qué mentía, con explicarme las cosas de una forma clara tenía. Si él la necesitaba por algún motivo, con decirmelo me bastaba. Odio a los cobardes y él me debía unas cuantas verdades.

Decidí no fijarme nunca más en músicos, ni cantantes, él lo era. Y tanta sensibilidad artística con sus subidas y bajadas junto a una dosis inusual de incertidumbre constante, podían conmigo.

Este chico fue la primera persona que me enseñó todo lo que no debe ocurrir en una relación. Sin embargo, me aportó quizás uno de los cambios mas importantes de mi vida. Gracias a él conecté con una parte escondida de mi persona, desconocida para mi hasta entonces: la dependencia emocional.

Durante meses me dediqué a estudiar profundamente como deshacerme de esa necesidad del otro, sobre todo del otro que no te aporta nada, que te resta en lugar de sumarte. Hay un libro al que le tengo mucho cariño, es de Robin Norwood y se llama: Las mujeres que aman demasiado. Ese libro aun me acompaña. Me recuerda mi lucha en el proceso de autosuperación emocional. También hay otro, de la misma autora: ¿Por que a mi, por que esto, por que ahora?. Tenia 23 años cuando esto. Una vez superado todo ese proceso, de una forma bastante veloz la verdad, conoci a el que luego sería mi esposo. Quien llego como una respuesta a todo lo que había aprendido.

En alguna ocasión de mi vida, he vuelto a ser una mujer que ha amado demasiado. Creo que por que he pensado en entregar todas mis parcelas, no guardandome nada. He debido tener mas celos de mi misma, quererme más, protegerme más. Pero es que resulta absurdo protegerte de la persona que amas. Tampoco me veo como una víctima, soy una mujer con bastante determinación y firmeza para defenderme en caso de que algo me este haciendo daño. Y en ocasiones incluso puedo llegar a ser vengativa, pudiendo hacer todo lo posible para infligir el mismo dolor que me estan causando. Soy humana y por ello imperfecta.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
PIenso que el termino "Amar demasiado" es erroneo en si.
Si hay Amor verdadero el demasiado no tiene sentido.
El amor verdadero da y da sin esperar nada a cambio, y cuanto mas da mas pleno se siente.
El "Amor" comunmente usado en las relaciones no es Amor puro sino una mezcla de apego e intereses mutuos, "mientras obtenga lo que quiero de ti te amo, si no te odio". Esto no es más que apego, una perturbación mas de la mente.
Por lo que yo diria "Apegarse demasiado"

El Amor auténtico emerge de mas allá de la mente y esa es nuestra tarea como ser humano que somos, abrir espacio apartando la mente loca para que pueda expandirse el Amor verdadero permitiendo que la consciencia universal tome las riendas de nuestra vida.
Lo hará mucho mejor que nosotros!
Asi lo veo yo al menos.
Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…