Ir al contenido principal

Ana Karenina

¿Qué me ocurre? Segundo día de sensibilidad absoluta, me duele el corazón y no precisamente de alegría. 

Anoche, me tope con un artículo de El País que hablaba de Ana Karenina. La historia de Tolstoi la conocía, pero nunca antes la habia percibido a través de la psicología de un amor obsesivo. Ana, narcisista en si misma, solo amó lo que ese hombre le hacia sentir, sin preocuparse de los sentimientos reales de él, así desdibujo la verdadera personalidad de él , enamorandose de un hombre que no existía, esto rezaba el texto. 

Confieso: Soy como Ana Karenina y llevo tiempo enamorandome solo de lo que el otro me hace sentir. Sí, he sido narcisista al fijarme no en si las cualidades del otro conjugan conmigo, o de lo que el otro siente por mi, si no de lo que esa persona es capaz de genererarme. Como si me sentara a esperar que el otro me despierte...como si de un reto se trarara. Y así voy enamorandome de retadores profesionales, que son los que generan pasión y me hacen sentir viva. 

Narcisa soy por fijarme en las cualidades del otro cuando son reflejos de mi misma. Como si necesitara a iguales que al final terminan causandome diferencias. 

Bendita mi alma complicada,

¿Por que no nacistes mas sencilla?.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Bienhallado en tu mundo...
Es asombroso lo que el inconsciente encierra, tesoros tan miríficos como terribles que esperan ser contemplados, compartidos, venerados en la rara concordia del disfrute maravillado...
Esta mañana pensé, para ti: "ser amante de los espejos no significa amar lo que reflejan". Este pensamiento me ha dejado exhausto, aturdido en un súbito desvelo hacia lo que no me pertenece.
Debo entregártelo. Más que por generosidad, es porque abrasa en mi conciencia.
Asombro...
Anónimo ha dicho que…
Hola de nuevo.
Anoche permanecí absorto leyendo tu preciosa confesión nocturna. Captando esa tristeza tuya en la brevedad de tu escritura, auscultando ese leve pulso de fragilidad que ahora anuncias...
Da la impresión de que has cedido, en demasiadas ocasiones, la brújula de tu vida a quienes tenían la habilidad para llevarte por las rutas cómodas hacia placeres esperados. Que te has conformado con ese hedonismo que desemboca inexorable en paraísos previsibles. Que has admitido sumergirte en la masculinidad como una pura adicción a la virilidad. La brújula del sexo es redundante.
Repaso tu blog y te percibo como una criatura que habita un privado microcosmos de oscilaciones. Me sorprende cómo pasas de la estridencia al susurro, del descaro a la cautela, del orgasmo a la plegaria. Eres una mujer difícil, y por eso me atraes.
Por el momento, sólo puedo acompañarte con mis palabras. Acompañar, de todos modos, no es un acto fácil: implica "querer estar" con alguien. Y ese "querer estar", en medio del mundo, es un milagro.
Hasta pronto.
Erosrapsodia ha dicho que…
MIERCOLES 9:45 AM

Me despierto con una imagen que he soñado: mi reflejo en un espejo redondo junto a otra persona: soy yo!. Como si de dos gemelas se tratara me miro....

Gracias por darme la respuesta a mis reflexiones y a mi sueño, la vida es asi de mágica.
Erosrapsodia ha dicho que…
A veces, me percibo como muchas mujeres en una, cada una asume su puesto y su función, una calma a la otra, en ocasiones se enfandan entre si mismas porque una impulsa y la otra frena. No pueden vivir una sin la otra, en ocasiones cuando una ha decidido marcharse, la otra no ha sabido que hacer con el vacio dejado.

Acompañame¡ ...me gusta tu compañia.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…