Ir al contenido principal

Mi menstruación y Él

Un hombre al que le da asco la menstruación de una mujer no merece estar dentro de ella. Somos mujeres y cada mes sangramos, yo en ocasiones he tenido menstruaciones que me han llegado a durar 3 semanas, no es lo normal pero me ha sucedido.

No soporto los hombres que no son capaces de tener sexo cuando tengo la menstruación. ¿Sabes por qué?, porque es justo durante mi periodo menstrual cuando estoy más sensible, lo que me permite sentir aun más cada toque sobre mi piel. La penetración se siente tanto, que podía correrme en el mismísimo momento de ser penetrada. Mis pezones se vuelven más ''orgasmicos'' y mi olfato se agudiza sintiendo más cada olor. En ocasiones estoy mas animal, en otras estoy muy receptiva al romanticismo.

En toda mi vida, solo escuche a una mujer diciendo que le gustaba ser follada cuando le venía la regla. Ese día la verdad me sorprendí, sobre todo que lo dijera sin ningun tipo de tapujos en un corrillo de hombres y mujeres. A mi siempre me había gustado el sexo durante esos días  pero nunca me habia atrevido a decirlo. Recuerdo que más bien me enfadaba, porque estando casada, mi esposo no me tocaba durante esos días, para él era inconcebible meter su pene en mi vagina sangrienta. Y yo con las hormonas revueltas solo necesitaba de su sexo para calmarme. Bueno, lo del sexo con él era un imposible de cualquier manera!.

Así que ahora escojo hombres a los que les guste o no les importe estar conmigo durante mi período. Además y en esto no fallo, este tipo de hombres hacen mejor el amor que los que nunca han penetrado a una menstruante.

Mi próxima pareja, si algun día llegase a tenerla, tendrá que cumplir este requisito. Porque no pienso volverme monógama con un hombre que no disfrute de mi y de mi sangre.  

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buenas tardes, diosa menstruante.
Hoy admiro tu conjugación de inteligencia visceral y sensibilidad esclarecedora. Hoy reclamas mi delicadeza más intensa y mi audacia más serena: conciliando ambas te hago esta ofrenda de palabras. No son las tuyas las que me motivan a escribirte. Es tu propia menstruación lo que yo leo.
Hoy te escribo plenamente desde mi hemisferio femenino, desde donde pretendo alcanzar una recóndita empatía y acariciar tu entendimiento. Desde donde dedicarte unas mínimas palabras que resuenen certeras en tu matriz pulsante y cálida.
Hoy quiero captar a través de ti el pulso cíclico de la Fecundidad, detenerme en su rojo epitafio líquido. Lo que tantos hombres torpes perciben con extrañamiento esquivo y repulsión enmudecida. Lo que otros muchos desdeñan como un fastidioso lapso de indisponibilidad carnal. Allí donde prevalece la barbarie del macho confuso, significa tratar a la hembra como una bestia reclusa, generadora de atroces despojos sanguinolentos. Sucede con pavorosa frecuencia que la masculinidad es pésima cuando la feminidad es óptima.
Hoy quiero hacerte un regalo sonoro. Una música que concentra hermosas notas fragantes de feminidad conmovedora.
youtu.be/v5iO2JRtqp0

Erosrapsodia ha dicho que…
Embelezada me he quedado escuchando las notas de "Vangelis - Rachel's Song": femeninas, suaves, vibrantes, equilibradas. Hermoso regalo.

Gracias
Anónimo ha dicho que…
Un hombre solo puede decir gracias, ante la menstruación de una mujer. Solo los ignorantes desconocen el sufrimiento de años aguantándola por todos los millones de mujeres de este mundo para que hoy todos estemos aquí. Quizá la naturaleza hubiera podido hacer algo mejor, pero por ahora esto es lo que hay. Gracias mujeres por padecerla, tenernos y criarnos
Erosrapsodia ha dicho que…
Gracias a hombres como tú que entienden que esa sangre pudo ser vida y que en ocasiones se transforma en ella.
Nicolás ha dicho que…
Totalmente de acuerdo contigo, es increible como la sociedad a castrado ciertos temas y ciertas costumbres y se ha encargado de convertilras en tabú. Menos mal que aún quedan hombres que lo entienden y lo que es mas importante la comparten en la medida de lo posible

www.sinlatidos.blogspot.com
Anónimo ha dicho que…
Bueno, esto es como todo, tan respetable es el que la mujer quiera tener sexo durante su periodo como el que el hombre no lo quiera.
A tener en cuenta que el aumento de placer que experimentas en ese periodo también puede ser inversamente proporcional para el hombre.

Recuerdo hacerlo en ocasiones durante el periodo con mi primera pareja estable hace veinte años y no me molaba por esa sensación de chapapote que me impedia sentir su vagina presionando mi pene, lo que disminuia considerablemente el placer.

En mis ultimas relaciones pocas veces lo he hecho y si puedo evitarlo mejor.
Que el hombre que no penetra a la mujer ensangrentada no es buen amante..? No lo sé .
A mi ya digo, no me gusta, y las mujeres con las que he estado les encanta hacerlo conmigo y quieren repetir hasta desmayarse.
En mi última relación de seis años lo dejamos porque ella queria un hijo y a mi no me apetecía, en los dos últimos años me decia claramente; "no te dejo por lo bien que me follas"
Al final encontró un joven guapo de su edad, doce años mas joven que yo y se quedó embarazada.
Aun asi al poco de estar embarazada vino a mi casa a explicarme su situacion y terminamos follando como de costumbre porque como me dijo hechaba de menos nuestras buenas partidas, especialmente las disputadas cuerpos al sol en plena naturaleza.
Por eso pienso que no guarda relación la calidad de un amante con el hecho de que quiera o no quiera tener sexo durante la menstruación.

Tampoco hay que darle tanta importancia como lo han hecho desgraciadamente ciertas culturas llevando el asunto a extremos debido a su profunda ignorancia.
Es un proceso fisiológico de la mujer de puesta a punto del organismo y nada mas.

Saludos

Carlos
Erosrapsodia ha dicho que…
Hola Carlos, no pongo en duda tus artes amatorias y en ningún momento cae en contradicción con lo que expongo, ya que tú has probado hacerlo pero no te ha gustado ya que para tí, la sensación de placer disminuye. Lo cual dice de tí ser una persona abierta a experimentar y que ha decidido lo que considera más adecuado para su placer. Yo en mi texto hablo de algo distinto: el asco a la sangre menstruante.

Así mismo, me refiero a buenos amantes como aquellos hombres que abiertos a la sensibilidad sensual deciden probarlo todo y según lo que has referido, tú lo has probado, no has sentido asco, lo único es que no resulta placentero para ti, ya que resbala demasiado, por eso esa mujer volvió a buscarte: porque eres un hombre abierto a esa sensibilidad, aun cuando evites la sensación de chapapote.

Gracias por compartir tu experiencia conmigo.

Entradas populares de este blog

Agradecida

Hacer el amor con él me calienta el alma. Mirarle clavando sus ojos en mi, con ganas de devorarme entera, me eleva al éxtasis infinito. Sí, alcanzo el Nirvana de su mano, cuando vuelca su placer en mi y me empuja hacia el. Sube junto a mi y me deja libre para me sienta yo misma: mi placer exaltado, multiplicado por el ritmo de sus jadeos llenándome de su sexo y yo empapándole del mío. El sexo con él tiene otra dimensión, se hace completo. Recoloca todas mis piezas encajándolas con naturalidad, dándole sentido a un todo desperdigado que era yo.Me siento agradecida por su vida, por su existencia. Porque pudiendo caminar entre otros o solos, escogemos transitar un camino desde nuestra libertad.

Sentimientos enconados

Elsa Punset dice que si escribes durante cuatro dias seguidos lo que sientes, plasmándolo en un papel, puedes reprogramar tu cerebro, ya que la mano va mas lenta que el pensamiento y le permite al cerebro durante unos segundos, digerir las emociones que se transmiten mediante el acto de escribir, a esto lo llama escritura creativa. Creo que paso la mayor parte de mi vida, viviendo cosas y transformándolas en mi cabeza, en frases para ser escritas. Luego no lo hago, ya sea porque no tengo tiempo, o una herramienta de escritura que realmente me transmita placer al escribir. También el estrés me roba creatividad, no deja que mis ideas fluyan desde el fondo de mi misma. Todo esto me hace sentir que si no escribo, se me atragantan  las emociones el pecho. Siempre pensé que era una persona que no se llevaba bien con sus emociones, pero lo que nunca me imaginé era el alcance de ese enunciado. Hubo un momento en mi vida en el cual decidí que la razón debía primar sobre los dictados de mi cora…

¿La vida es sencilla?

La vida es mas sencilla de lo que a veces se piensa, solo que hay que estar preparado para tomarla tal como se presenta.  Agobiada por mis sentimientos y mis pensamientos, busco distraerme para tomar contacto con el mundo exterior: visito un centro comercial y me meto en una tienda para ver ropa, me compro algo y sigo mi camino. Me detengo en una plaza abarrotada de turistas, me siento en un banco al lado de un chico italiano cuya pareja es una mujer que está sentada en una silla de ruedas y ahí me quedo, contemplando la "Sagrada Familia", mientras me como un brownie, que saco del fondo de mi mochila. Vuelvo a meterme dentro de mi. Caigo nuevamente en una especie de ensimismamiento, que busca escarbar el porque siento lo que siento. Que complicada soy a veces, tengo que salir de dentro de mi y olvidarme un poco de todo este torbellino de sentimientos que estoy experimentando. La vida no es tan complicada mujer!, me repito esa frase mientras pedaleo fuertemente como queriendo…